domingo, 3 de julio de 2011

EXAGERANDO LA ESPECULACIÓN (1): LAS ROSETAS ¿O CUCARDAS? DEL MANDIL

Los mandiles de las primeras épocas de la Gran Logia de Londres eran blancos, como puede verse en el grabado del retrato del primer Gran Maestre Anthony Sayers. Mas adelante se ribetearon sucesivamente de seda blanca, y azul celeste (Azul Cambridge) para los Maestros masones, en tanto que azul jarretera, (Azul Oxford) para los Grandes Oficiales, lo que perdura hasta hoy día y recién en 1815 se emitieron regulaciones acerca del color y de la decoración con un esquema de tres rosetas del mismo tono que la cinta que rebordea el mandil, para los Maestros y dos para los Compañeros, aparentemente para marcar el rango de quien lo porta.
En el caso de los Compañeros, se ordena que las rosetas se ubiquen en los ángulos inferiores, en tanto que para el maestro, además otra en la baveta o flap.
Y se presume que su función era puramente ornamental.
 Mandil del rito de emulación

 Mandil del grado de Compañero en el rito inglés de emulación

Se ha intentado explicar a las rosetas con las mas variados argumentos, todos sin mayor asidero, como remontándose a las rosas de la casa real Tudor, a los famosos rosacruces  o a  la maestría, la  Divina Trinidad, la esencia trina del Nombre Divino, el triángulo pitagórico, etc, etc.
  Detalle de la roseta del mandil de emulacion
Y en ese número de tres,  representar fidelidad, secreto y silencio, o bien amor fraternal, alegría y silencio, o aún especulando mas, que los sibaritas se recostaban en los banquetes sobre lechos de rosas, aunque no hay forma de que alguien explique qué relación guardaría la rosa con el Silencio, ni los banquetes sibaritas con el mandil masón…..

Sin embargo, hay otra posible explicación para la presencia de esas rosetas en el mandil.
Y es que NO SERIAN ROSETAS, sino CUCARDAS o ESCARAPELAS.

 Otra antigua roseta
Veamos las definiciones:
Según el diccionario Webster, una Cucarda ( Cockade) es un distintivo de cintas con un botón, usualmente llevado en el sombrero, para denotar pertenencia, principalmente al ejército, la marina, pero también a un oficio, a un partido político, y en la Inglaterra y Francia del siglo XVIII, el servicio a una casa real.
Así, en Francia, la cucarda (cocarde) era de color blanco, el color de la dinastía Borbón, que luego de la Revolución se convirtió en tricolor, azul, rojo y blanco.

En Inglaterra, los partidarios de la Casa Estuardo, la llevaban en sus sombreros, los tricornios de la época, con color blanco, en tanto que los de la recién accedida al trono, la de Hanover, la ostentaban en negro, y recordemos que la tendencia de la primera Gran Logia era la de apoyar a estos nuevos monarcas. (ver ilustración)
 Cucarda masónica con los colores de la casa Hanover ( con autorización de Phoenixmasonry)
Las cucardas, ya no rosetas, quizás puedan haberse trasladado mas adelante del sombrero al mandil, por la misma razón de emplear los colores de la nobleza y las Ordenes en las cintas:
La primera Gran Logia requería en sus comienzos de una apariencia de respetabilidad que le ganara la aceptación de la sociedad de su tiempo.

En ese sentido aquí hay un párrafo que parece ilustrador y es de
Florence Lussy, en su trabajo: “Un poco de luz acerca de los orígenes de la francmasonería” escribe: “ … desde el instante en que se organizaron, declararon un origen prestigioso , remontándose a tiempos muy remotos, colocando deliberadamente a su institución en un marco místico; los francmasones solo podían favorecer a sus historiógrafos o fervientes partidarios con el sabor de las medias verdades  que crean y perpetúan la confusión. Es lo que sucedió….en sus escritos, la verdad y lo inventado están en una mezcla inseparable….”

En la actualidad:

Y así es que hoy en día en los mandiles de origen anglosajón como los del Rito de Emulation  inglés o los del Standard escocés, se encuentran las cucardas o rosetas, como asimismo en los mandiles de la Masonería de la Marca o de los masones del Ark mariner:

 Mandil de maestro del rito standard escocés.

 Mandil de la masoneria de la Marca

 Mandil de los Marinos del Arca Real (Royal Ark Mariner)

 mandil del rito escocés antiguo y aceptado con cucardas y sin las iniciales.

Y no solo allí; por una extraña variante, hay mandiles del Rito Escocés Antiguo y Aceptado con las mismas en tono rojo además de las borlas y cadenas, omitiendo las iniciales de la palabra del masón que prescribe el rito.
También entre la regalía o accesorios que a veces usan los hermanos de las logias bajo la Constitución escocesa, se encuentra una especie de birrete, el glengarry, con una inconfundible cucarda roja.
Y abundando en otros ejemplos donde el rito emulación practicado en Francia, adiciona una cucarda tricolor al collar del Venerable.


Así, que como conclusión a estas reflexiones, parece apropiado terminar con este otro párrafo publicado por la Gran Logia de Yukon y Columbia, donde en un trabajo acerca del mandil, se alerta de los peligros de especular en demasía, atribuyendo significados simbólicos a elementos de los cuales nada se conoce y que al parecer solo fueron incluidos por los fundadores (y los fabricantes de regalía) en su sentido puramente ornamental, es decir un distintivo, quizás un emblema, pero no un símbolo.

“.. el Oficio moderno es esencialmente especulativo y todo masón necesariamente debe tener alguna actitud especulativa hacia todos los temas, pero hay una extendida tendencia a llevar muy lejos los límites de la verdadera investigación especulativa y exagerar los valores simbólicos. Esa tendencia se desarrolló marcadamente desde el fin del siglo 18 y en estos tiempos se ha convertido en un obstáculo para comprender apropiadamente la enseñanza masónica y sus demandas.
Desafortunadamente ese increíblemente exagerado simbolismo ha sido animado por cerca de dos siglos por francmasones famosos y sinceros como Oliver, Paton, Fort Newton y Wilmshurst, quienes ejercieron una gran influencia en su tiempo.
Los masones actuales deberían mantener en mente que, a la luz de los estudios modernos, tales extremos de interpretación especulativa son inaceptables…
…………………………………………………………………………












No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada