domingo, 24 de julio de 2011

The Craft, el Oficio en el siglo 18. Los “Modernos” de 1717 y los “Antiguos” de 1751.

Esta vez, un trabajo que tiene su antigüedad: apareció en The Builder en 1926 y puede ser leído con provecho a modo de introducción a estudios mas profundos y actuales.
Hace un repaso a las circunstancias de la aparición de las dos grandes logias rivales, deteniéndose en algunos aspectos laterales, como por ejemplo en explicar a que se llamaba en esos tiempos “logias de San Juan” y  una misteriosa referencia a una obra anónima, el Multa Paucis y sus seis logias fundacionales en lugar de las cuatro de Anderson.
En la versión oficial, siempre escuchamos que las logias fueron mutando de operativas a especulativas por ir quedando en minoría los operativos frente a los gentilhombres y un buen día, mágicamente, ya todos eran especulativos!
El autor de este articulo, sugiere que los operativos que compartían la logia no fueron superados en número por los especulativos sino que migraron a logias irregulares y bajo ninguna obediencia: los “ hombres de San Juan”.
En fin, que pareció apropiado acercar a los HH. este añejo pero valioso material.

Título original:
The Craft in the 18th Century  The "Moderns", 1717, and the
“Antients”, 1751
Part I
BY ARTHUR HEIRON
The Builder - May 1926
……………………………………………………………………………………
Con autorización de Phoenixmasonry.org.
........................................................................................................

Es de conocimiento común que antes de 1813 el Oficio había estado por mucho tiempo dividido en dos grandes secciones- los Modernos y los Antiguos- y para  beneficio de aquellos hermanos que no han tenido oportunidad de estudiar el tema por su cuenta, se da el presente epítome a modo de información general.
En 1716, cuatro antiguas logias de Londres- el autor de Multa Paucis (un trabajo anónimo de alrededor de 1764)(**) daba un número de seis- “ que se hallaban descuidadas por Sir Christopher Wren”, con la asistencia de algunos antiguos hermanos- se reunieron en la Taberna del Manzano(Apple Tree Tavern) en Charles Street, Covent Garden y “ se constituyeron en una Gran Logia pro tempore en debida forma” y en el día de San Juan Bautista, año del Señor de 1717, la Asamblea y fiesta de los Masones Libres y Aceptados se realizó en la cervecería del Ganso y la Parrilla en St. Paul´s Church Yard”
En ese humilde ambiente- sin pretensiones de apariencia- en una sala de la taberna, de 22 pies largos por 16 pies de ancho- la primera gran Logia del mundo fue- según el relato del Dr. Anderson en su Nuevo Libro de las Constituciones(1738)- constituida formalmente.
Aunque ahora se reconoce que la”Historia del Oficio” del Dr. Anderson- basada en leyendas míticas y tradiciones legendarias- es verdaderamente poco confiable, aún así su versión del verdadero origen de la Gran Logia merece algún crédito pues- después de todo es la única disponible a nuestra consideración.
Anderson era un Doctor en Teología, un ministro presbiteriano, un “predicador disidente”, un hombre de buen carácter y posición. En 1738 él nos asegura que habiendo-en 1721-recibido la orden ( de la Gran Logia) de revisar las antiguas Constituciones Góticas en un nuevo y mejor método…..”.Montagu, Gran Maestre, a pedido de la logia designó catorce eruditos hermanos para examinar el manuscrito del hermano Anderson y presentar un informe... el que fue conocido como de la dicha Comisión de los 14” informando que después de haberlo revisado “ y con algunas enmiendas lo aprobaron: y a deseo del Gran Maestre se ordenó la impresión”.
Lo anterior se refiere a su Primer Libro de las Constituciones de 1723- los extractos siguientes se refieren a las actas reales de la Gran Logia, en su edición de 1738.

1735, Feb. 24. Dr. Anderson informa a la Gran Logia que “ había gastado algunos pensamientos en ciertas alteraciones y adiciones” a su primer edición de 1723- por entonces totalmente vendida” y la GL “ designó un Comité para revisarla y comparar la misma & c”

1738. Enero 25. El H. Anderson informó a la (Gran) Logia que hacía algún tiempo que tenía preparada una Nueva Edición del Libro de las Constituciones con varias adiciones y enmiendas que habían sido revisadas & ( después de algunas alteraciones) aprobada por varios Grandes oficiales, estaba lista para la prensa y que por tanto deseaba la orden del Gran Maestre & y la aprobación de la Logia para imprimirla garantizada”
Su trabajo había sido revisado por sus colegas y contemporáneos y aprobado por la Gran Logia; cada estudioso debe formarse sus propias conclusiones acerca del crédito que debe dársele a las declaraciones del Dr. Anderson respecto a los encuentros anteriormente mencionados de las “Cuatro antiguas logias” en 1716 y 1717.
Los miembros de esa Gran Logia de 1717 -muy pronto- por razones que se mencionaran- llegaron a ser conocidos como los “Modernos”, en tanto sus subsiguientes rivales- que se denominaban a sí mismos como los “Antiguos”, constituyeron su Gran Logia antes de 1753 ( aunque la primer reunión como Gran Logia es de 1751), así que en el tiempo, los “Modernos” fueron un cuerpo treinta años mas antiguo que los “Antiguos” así que es claro que esos títulos -de habla coloquial- son equívocos.
No es fácil explicar en detalle las razones exactas para fundamentar la oposición a la Gran Logia, pero algunas de sus posibles causas se detallan mas abajo.

Nota del T: Multa Paucis, literalmente en latin “ mucho en pocas palabras”, es una obra que sigue casi exactamente al relato de Anderson, y apareció sin autor para 1763, bajo el título de Pocket Companion for lovers of secrets (Libro de Bolsillo para los amantes de los secretos).
La diferencia notable es que habla de seis logias originalmente reunidas para dar lugar a la primera Gran Logia de 1717.


MASONES OPERATIVOS

Previo a la formación de la Gran Logia en 1717, la mayoría de las logias eran de rango humilde, teniendo como miembros a hombres de distintas clases, incluyendo por supuesto a verdaderos “masones operativos”, aunque había algunos “ especulativos” entre ellos- pues en aquellos días una logia invariablemente se reunía en una taberna o posada y mayormente funcionaban como sociedades de beneficencia donde los miembros en desgracia podían recurrir a una “Caja” para pequeños pagos en efectivo- ayuda pecuniaria a hermanos necesitados que era entonces una costumbre constante no solo para que los miembros pudieran costear el funeral de un hermano fallecido wsinó también para asistir en el costo del entierro cuando fuese requerido. Tal presencia de los “operativos” en las logias está puesto de manifiesto cuando la Gran Logia, en 1722 seleccionó como Grandes Vigilantes a dos artesanos: Mr. Joshua Timson, un Herrero y a Mr. William Hawkins, un “masón”, en tanto que los siguientes “técnicos” (mechanics) también fueron nominados Grandes Vigilantes: Jacob Lamball, un Carpintero(Carpenter) en 1717, John Cordwell, un City Carpenter y Thomas Morrice, un Stone Cutter (Cortador de piedra) en 1718, y Thomas Hobby, también tallador de piedra, en 1720.
El primer Gran Maestre, que fue instalado en 1717- un cierto Anthony Sayers- aparentemente era también un hombre de medios limitados, llegó mas adelante a ser Guardatemplo en al menos cuatro logias, y en dos ocasiones solicitó ayuda a la Gran Logia, en 1730 cuando se votaron a su favor una suma de 15 libras y 22 en 1741 de la “Caridad General ”aunque también recibió asistencia de varias logias particulares.  J.Walter Hobbs, L.R. en un exhaustivo y valioso estudio leído en 1924 ante la logia Quatur Coronati, titulado “Mr. Anthony Sayer” intenta demostrar que Sayer no solo era un “gentilhombre” sino una persona de alguna posición social que había perdido su fortuna en el asunto de la “South Sea Bubble”; aunque francamente admite que la evidencia no es concluyente.

NOBLES Y GENTILHOMBRES (1723)

Sin embargo, al poco tiempo un estatus mas elevado se impuso entre los llamados  “Modernos”, y el Dr. Anderson en sus Constituciones de los Freemasons ( 1723) nos habla de “…varios Nobles y gentilhombres del mejor rango con clérigos y eruditos de muchas profesiones y denominaciones, se unieron francamente y se prestaron a tomar los Cargos, y vestir las insignias de un Masón Libre y Aceptado, bajo nuestro actual digno Gran Maestre, el muy noble Príncipe, John, Duque de Montagu”.
En 1738, Anderson  se explaya más al declarar “… ahora la masonería florece en Reputación, Armonía y Número, muchos nobles y gentilhombres de primer rango desean ser admitidos a la fraternidad, junto a otros eruditos, comerciantes y clérigos  que hallan en una logia segura y placentera relajación del estudio intenso o el  vértigo de los negocios, sin política ni partidos”

LOGIAS INDEPENDIENTES
(No subordinadas o irregulares)
La naturaleza humana de 1717 era la misma de nuestros días y no solo es probable sino aún posible que muchos de esos “operativos” y miembros humildes de una logia, sintieran celos de esos ricos  influyentes  y que buscaran nuevos métodos de trabajo.
Así es que sintiéndose fuera de armonía con las nuevas condiciones, es que gradualmente fueron abandonando su logia madre para ir a otras donde congeniaran más.
Algunas de estas, eran logias independientes o logias bajo ninguna obediencia y se las conocía por el nombre de masones de San Juan- San Juan es el Santo Patrono del oficio- y hemos encontrado que muchos visitantes a las antiguas logias frecuentemente firmaban el libro de asistencia, o su presencia era ingresada por el Secretario, como “Hombres de San Juan”, y pagaban en general un derecho de visita mayor.

MASONES IRLANDESES

Así es que (a) desde esos grupos de masones pobres- descontentos con la llegada al oficio de los llamados “ Nobles y Gentilhombres”, (b) de aquellos hermanos que objetaban las alteraciones que se hicieron a su antiguo ritual, pero mas específicamente (c) desde una banda de francmasones irlandeses emigrados a Londres- muchos en circunstancias muy humildes- que llegaron a convertirse en una organización para 1751, primeramente trabajando a través de una Gran Comisión y en 1753 floreció en una nueva Gran Logia cuyos miembros pronto se describirían a si mismos como Masones Antiguos, pretendiendo que merecían tal título por trabajar de acuerdo a las “ Antiguas Constituciones”.
El H. Henry Sadler, Bibliotecario de la Gran Logia, confirma en su Masonic Facts y Fictions( 1887) que la primera membresía de las logias de los “Antiguos” estaba compuesta de Masones irlandeses, pertenecientes a la clase trabajadora. Así que es obvio que hablando en general, el personal de las logias Modernas era de un rango superior al de las Antiguas.
Aparte, sin embargo de las diferencias de estatus social de esos hermanos, había otras importantes razones que fueron provocando la separación del Oficio en dos cuerpos.

EL PRIMER CARGO DE ANDERSON  (1723)

Los Antiguos Cargos dejan claro que antes de 1717, el oficio había aceptado definitivamente la fé cristiana como su landmark primero y permanente; la constante y repetida “Invocación a la Trinidad” afirman esta certeza.
Quizás con el propósito de hacer una “Masonería Universal” que permitiera que los judios ingresaran a la Orden, el primer cargo de las Constituciones de Anderson de 1723 declara que a un masón “ ahora”, solo se le exige  ser de la religión “ en que todos los hombres estan de acuerdo, dejando sus opiniones particulares para sí mismos, esto es, ser hombres buenos y veraces, etc”.( Este tema ha sido hábilmente dilucidado y explicado por el H. J.E. Shum Tuckett en un documento leído ante esta Sociedad en 1922)
Una alteración tan seria en nuestra fe (como el H. Vibert nos dice en su excelente Historia del Oficio), virtualmente des-cristianizó los principios de la francmasonería
con lo que el oficio podría elegir a un profesante de cualquier fe, supuesto que el candidato reconociera la existencia de un Ser Supremo.
Está claro que esta asombrosa innovación llegaría a convertirse en un serio obstáculo para muchos de los operativos que se habían acostumbrado e escuchar que se leyera en logia abierta los Antiguos Cargos, remarcando constantemente que el primer deber de un masón de un masón era el de ser un Hombre de Dios y de la Sagrada Iglesia.
Esos hombres vivieron en aquellos dias cuando la asistencia regular y puntual a su iglesia parroquial no solo era un deber, sino que una ausencia- sin excusa válida- se convertía en posibles penalidades. En 1552 esto estaba expresado en las disposiciones del rey Edward, 5&6 Edward 6.c.1, que si alguno sin argumento de excusa razonable se ausentara voluntariamente del culto público (ejemplo la Iglesia Parroquial) quedaría sujeto “ bajo pena de castigo a las censuras de su iglesia”. Esta Acta- ahora obsoleta- permanece en el Statute Book, aunque fue derogada en 1846, como referida a los “ “Disidentes”.

LA MASONERÍA DISECADA DE PRICHARD (1730)

También se nos aparece como obvio que la autoridad de la Gran Logia de 1717 no tenía un reconocimiento universal. Algunas antiguas logias retenían una posición de independencia y se rehusaban aceptar una nueva Constitución- manteniendo algunas antiguas y peculiares costumbres, así como surgieron sociedades que afirmaban ser de masones, pero que usaban simplemente el título del oficio como tapadera de propósitos políticos o menos dignos aún.
Los enemigos estaban trabajando; varias divulgaciones del Ritual se imprimieron, con el propósito de llevar al mundo exterior los verdaderos secretos del oficio- la mas importante fue Masonería Disecada, escrita por un Samuel Prichard en 1730 quien se describe como “último miembro de una logia constituida”.
A lo largo de ese mismo año ( 1730), con el propósito de afrontar tales dificultades y con el laudable deseo de prevenir que “cowans e impostores “pudieran hacerse masones, la Gran Logia de 1717 permitió- o quizás aconsejó- a las logias bajo su jurisdicción que se hicieran algunas variaciones en el ritual. Los siguientes extractos tomados de las actas de la Gran Logia de 1730 a 1739 se refieren al mismo asunto:

1730, agosto 28. El Dr. Desaguliers “ recomendó varias cosas a considerar de la Gran Logia”...
“ para evitar que falsos hermanos puedad ser admitidos en logias regulares y que como tales se consideren Masones Honorarios”.
“ El D.G.M. Nathaniel Blakerby propuso varias Reglas a la Gran Logia para que fueran observadas en las logias respectivas por su seguridad contra todos los enemigos públicos y secretos del Oficio”.
1730, diciembre 15. “ Con el propósito de prevenir a las logias contra falsos hermanos o impostores”, un miembro deberá responder por el hermano visitante “ y el nombre del miembro deberá ser asentado junto al del visitante en el Libro de la Logia”.
1739. junio 30. “ se tiene en cuenta en el informe del Comité de Caridad, la cantidad de masones irregulares que se han hecho”.
1739. diciembre 12. “Se ordena que las leyes se pongan estrictamente en ejecución contra todos los hermanos que apoyen o ayuden a esas admisiones irregulares”.

Generalmente es aceptado que los principales cambios efectuados por los Modernos fueron:
  1. Transposición de las Palabras del primer y Segundo Grados.
  2. No favorecer el oficio de diácono.
  3. Omitir la Ceremonia de Instalación.
  4. No reconocer oficialmente el rito del Santo Real Arco- tenido por perfección del Tercer Grado.
  5. Posible cambio asimismo en los pasos y acortamiento de las ceremonias, apoyándo la enseñanza de los principios del oficio por medio de Discursos (Lectures), al menos en ciertas logias modernas muy antiguas ese siempre fue lo principal del trabajo.
Desafortunadamente surgió la hostilidad entre los Modernos y los Antiguos que se incrementó con el tiempo y por setenta años amargamente disputaron entre sí.
Las logias disidentes y descontentas- que de acuerdo a Sadler gradualmente llegaron a ser conocidas como logias irlandesas, insistieron en retener el ritual establecido en todos sus detalles y pronto comenzaron a declarar abiertamente que aquellos que habían variado las antiguas formas eran poco dignos de ser considerados como masones , calificándoles de masones Modernos, reclamando para sí el título de
Antiguos, queriendo significar que ellos- y solo ellos- practicaban la masonería según los ritos apropiados.

MODERNOS Y ANTIGUOS RE-HECHOS
(re-iniciados)
A tal punto prevaleció semejante espíritu, que si un Moderno deseaba visitar una logia Antigua, previamente debía ser Re-Hecho, para ser un Antiguo; similarmente los Modernos eran muy estrictos por su parte y no permitían que un Antiguo visitara su logia a menos que antes hubiera sido Re- Hecho para convertirse en Moderno.
Ahora, aunque el motivo de los Modernos para sus alteraciones de ritual era perfectamente honesto y sincero su deseo de prevenir que se ingresaran masones irregulares- sin embargo, en el tiempo vieron un error en sus métodos y prácticamente admitieron que sus rivales- los Antiguos- actuaban mas sabiamente al retener el ritual completo en su forma original.

VUELTA A LOS ANTIGUOS LANDMARKS (1809)

Esto se hace claro con el hecho que en 1809 la Gran Logia de los Modernos oficialmente pasó la siguiente resolución:
“ Que la Gran Logia coincide con la opinión del Comité de Caridad de que no es necesario seguir conservando en vigor las medidas a las que se recurrió en el año de 1739 respecto a los masones irregulares y por lo tanto animar a las distintas logias para volver a los Antiguos Landmarks de la Sociedad” (1).
Esta admisión clara e importante por parte de los Modernos de que habían omitido alguna parte de los “Landmarks” fue el primer paso serio hacia la reconciliación. El siguiente, naturalmente, fue tratar de descubrir que eran esos verdaderos “ landmarks” y para tal expreso propósito se formó una logia de “ Determinación y Promulgación de los Antiguos landmarks de la Sociedad” que llegó a conocerse como la Logia de Promulgación (1809-1811).
El resultado de sus labores probó ser satisfactorio, y se formó entonces la Logia de Reconciliación en 1813 que definidamente coincidió para 1816 en un ritual a satisfacción de ambas partes.

LA GRAN LOGIA UNIDA (1813).

Todas las dificultades estaban siendo removidas, después de mucha discusión y ciertas concesiones mutuas-  de las cuales es justo decirlo, las mas importantes fueron hechas por los Modernos- una Gloriosa Unión de las dos secciones del Oficio se efectuó y el 27 de diciembre de 1813, ambos, Modernos y Antiguos dejaron de existir para dar paso en su lugar a la “Gran Logia Unida de los Antiguos Francmasones de Inglaterra”, siendo electo el Duque de Sussex y entronizado como su primer Gran Maestre (2).

…………………………………………………………………………………..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada