miércoles, 18 de agosto de 2010

LA BRECHA DE CREDIBILIDAD DE LOS RITUALES


Los fundadores de esta masoneria especulativa, con el proposito de hacer atractiva su creación a seguidores de todas las religiones, redactaron los rituales usando los relatos bíblicos para crear una historia aceptable y con apariencia de antiguedad inmemorial. El problema aparece cuando algunos de nuestros HH. quieren cotejar unos con otros y aparecen las discrepancias. Este trabajo que se presenta hoy trata justamente de eso.


 La Brecha de Credibilidad en el Ritual Masónico.
 Autor: R.H.Jules Wood. www. Roughashlar.com Extraído de La Pierre Brute, magazine en línea del Comité des relations publiques de la Grande loge du Québec. La información contenida en este documento educativo fue tomado del libro: "Más allá de las Columnas",(¨Beyond the Pillars¨). publicado por la Gran Logia de Canadá en la provincia de Ontario.……………………

El Problema La solemnidad de las ceremonias masónicas, se nos dice, requiere una conducta grave, y, evidentemente se espera de un francmasón que tome en serio su ritual. Si lo hace, puede tener la impresión de que su Gran Logia desciende de una línea ininterrumpida desde los tiempos bíblicos, y que si estuviera realmente interesado hasta podría encontrar retratos de todos los Grandes Maestros desde Salomón, rey de Israel, hasta el día de hoy. Esto por desgracia, no es cierto.
Entre ellos y nosotros existe una brecha calculada en más de 2000 años. En tal circunstancia tal vez podamos sentir que llamar al sitial del Venerable Maestro por el nombre de " Trono del Rey Salomón» puede inducir a error.
Pero este no es el único lugar en el que el ritual masónico no parece fiable en condiciones objetivas. Se nos habla, por ejemplo, de un episodio bíblico en el que los hijos de Efraín, debido a una peculiaridad fonética en su modo de expresión, no podían pronunciar correctamente una palabra determinada. El problema, se alega, era al parecer "un defecto en la aspiración propia de su dialecto". Desde un estricto punto de vista lingüístico, esta explicación tampoco es correcta. Si bien la letra h "por sí misma es una aspiración, la distinción entre los sonidos" s "y" sh "no es de aspiración.
Otra más: en algunas jurisdicciones el ritual afirma que los filósofos egipcios ocultaban sus dogmas y principios particulares bajo ciertas figuras jeroglíficas, y expresaban sus ideas de gobierno por signos y símbolos que comunicaban a sus sacerdotes o magos solamente, los que estaban obligados por juramento a no revelarlas nunca. Es decir, que se aferran a una interpretación simbólica de la escritura egipcia antigua que ha sido abandonada en los círculos competentes desde que los jeroglíficos fueron descifrados cerca de 1815.
Cuando relata historias de la Biblia, el ritual regularmente añade detalles que no están recogidos en el Volúmen de la Ley Sagrada, como los gestos y signos diversos (por ejemplo, uno de los signos del grado Compañero, se asocia con gestos que se imputan a Josué y a Moisés), y ciertos rasgos arquitectónicos asociados con el Templo. Algunos de los detalles que se suman no son muy plausibles.
 Así, el Templo del Rey Salomón, sin duda tenía un techo plano, como los edificios en esa parte del mundo tienen regularmente, incluso hasta nuestros días. Pero el ritual en ingles, que es el primero, nos dice que había una ¨DORMER WINDOW ¨ ( ventana de buhardilla), lo que implicaría la existencia de una cubierta a dos aguas).
La forma en que este error entró en el ritual es muy interesante. Surgió a partir de lo que me complace llamar la disputa entre fidelidad y utilidad. Nos gusta creer que los masones hicieron esfuerzos por ser fieles a sus tradiciones en los documentos antiguos, y trataron de transmitir lo que habían aprendido con la mayor precisión que se pudo, pero si la forma de una palabra se corrompió de alguna manera, podría dejar de ser inteligible, y tendría que ser modificada o enmendada si fuera a continuar teniendo sentido. Al parecer, las palabras utilizadas en este contexto particular, eran originalmente,¨ BROACHED ORNEL¨ un Ornel es "una especie de piedra blanda y blanca para la construcción de edificios¨ , y BROACHED con el sentido de "tener su superficie picada, con sangrías, o surcos hechos por la angosta punta de un cincel de piedra llamado broach ".
Después, las palabras dejaron de ser familiares para las personas que las usaban, que eran particularmente susceptibles a la alteración accidental. Así, en el(Manuscrito) Ms. RH de Edimburgo de 1696, "Broach Ornel¨ cambió a ¨Broad oval! ( espacioso y oval). En otras fuentes las dos palabras originales llegaron a ser mal divididas, y se convirtieron en "dorne broach!. Esto ya no tenía sentido, y alguien lo corrigió a ¨ porch dormer ". Fascinante!
El trabajo masónico también tiene personajes bíblicos menores y magnifica su importancia fuera de toda proporción. Transforma a un funcionario sin importancia religiosa (Crónicas 9: 10, 24, 17) en un Ayudante del Sumo Sacerdote, y a un fundidor de metal (los llamados «Hiram» en la Biblia, 1 Reyes 7: 13, 40; 2 Crónicas 13, 4:16) en el arquitecto principal del rey Salomón. Hace cosas extrañas con un miembro de la tribu de Judá, que es casualmente mencionado en 1.Crónicas 2:49. Deliberadamente distorsiona y maltraduce palabras hebreas. Se nos dice que uno de los nombres registrados en el libro del Génesis significa " posesiones mundanas". En realidad, parece que quiere decir "productor de armas".
Las ceremonias masónicas, incluso citan mal la Biblia. Así, mientras los hijos de Israel iban escapando de su esclavitud en Egipto, el Señor iba por delante, de día en una columna de nube y de noche en una columna de fuego (Éxodo 13:21). Este era un solo pilar, que en diferentes momentos,¨ a diferentes personas, presentaba un aspecto diferente " (Éxodo 14:19-20). El ritual masónico hace de los dos pilares milagrosos, los prototipos de los dos grandes pilares que se situaban en el Pórtico o entrada del Templo del Rey del SaIomón.
Como cuestión de hecho, la mayor colección de tales aberraciones se asocia con el Templo. Primero echemos un vistazo a su descripción general, que figura en el Volumen de la Sagrada Ley (I Reyes 6-7; 2 Crónicas 3 a 4; Ezequiel 40 - 42) La parte religiosa del templo era de unos treinta pies de ancho, y consistía en tres subdivisiones principales. En la parte frontal o el Oriente, tenía un pórtico poco profundo, el vestíbulo o hall de entrada de cerca de quince pies de profundidad. Aquí es donde los dos grandes pilares de bronce hueco estaban parados. Detrás del pórtico y sus pilares estaba la Casa del Señor, una cámara larga y estrecha dividida en dos partes desiguales por puertas de madera de olivo, o en los últimos tiempos por un velo o una cortina. Hacia el frente se hallaba el salón más grande, llamado la ¨ nave o Lugar Santo ". En ella había un altar donde el Sumo Sacerdote quemaba incienso aromático cada mañana y tarde (Éxodo 30:7-8). Aquí también había una mesa donde doce panes de pan fresco se colocaban cada sábado como una ofrenda al Señor (Éxodo 25: 30; Levítico 24:5-6). La habitación más pequeña, en la parte posterior, fue llamada el "oráculo", "lugar santo", o el "Santo de los Santos" (América, sanctasanctórum). Aquí estaba la morada de Dios, sitio completamente vacío, excepto por el Arca de la Alianza y los querubines. Nadie podía entrar, salvo el Sumo Sacerdote, y ni siquiera él mas que una vez al año en el Día de la Expiación, el Yom Kipur (Levítico 16:29).
Esta gran parte del edificio era la casa del Señor, la parte religiosa del templo. Por todo el camino alrededor del edificio, excepto en el frente, existían una serie de cobertizos llamado "galerías" o "cámaras laterales". Se dividían en tres plantas o pisos, que se llaman, respectivamente, la antecámara o cámara, la cámara media, y la tercera cámara. Leemos más en el Volumen de la Ley Sagrada:…"La puerta de la cámara media estaba en el lado derecho de la Casa, y subieron las escaleras de caracol a la cámara media y fuera de la cámara media al tercero» (1 Reyes 6:8). Las Escrituras no nos dicen para qué se usaban estas cámaras laterales, pero no eran evidentemente, parte del propio templo, al menos en su función religiosa. Parece que existían medios de acceso entre las galerías y del Templo mismo, y la presencia de las galerías pudiera servir para obstaculizar la entrada al templo desde cualquier dirección, salvo el frente. La mayoría de esto es familiar del ritual masónico.
Pero hay dos puntos concretos para reflexionar. En primer lugar, según el Volúmen de la Ley Sagrada, el Templo no tenía sino una sola entrada, en el Oriente. En la tradición masónica se nos dice que en una ocasión tres personas se ubicaron solidariamente en las entradas del Sur, Norte y Este del Templo. Más tarde, en el mismo relato se habla de quince Compañeros de confianza, que se organizaron en tres logias de Compañeros, y se apartaron de las entradas del templo. En segundo lugar, según la Biblia, la escalera de caracol comenzaba en una puerta lateral, no en la entrada principal, y conducía a las cámaras laterales, que no eran de finalidad religiosa. El trabajo masónico afirma por otra parte que después que nuestros antiguos hermanos habían pasado los dos grandes pilares en la entrada subían una escalera de caracol, que conducía a la Cámara del Medio, donde se dirigía su atención especialmente a determinados caracteres hebreos, de una profunda connotación religiosa. Es evidente que el Volumen de la Ley Sagrada y el Trabajo están en desacuerdo. El primero es más probable que refleje la verdad histórica, y de hecho se puede demostrar que el ritual no es independiente del Volumen de la Ley Sagrada, sino que se funda en ella 
¿Qué vamos a hacer de todas estas rarezas y contradicciones? Si cogemos un libro sobre Canadá, y nos dice que la capital de Alberta es Calgary, o que la de Quebec es Montreal, lo vamos a juzgar con dureza y desechar rápidamente. ¿Qué vamos a decir sobre una sociedad que nos dice cosas sobre la historia que no está de acuerdo con la mejor evidencia? ¿Qué los que dieron forma al ignorante ritual eran ignorantes, incompetentes o charlatanes?
SOLUCIÓN La respuesta es que nuestro ritual no tiene ninguna pretensión de recitar la historia, o de comunicar los hechos. Se tiene la pretensión de proporcionar instrucción moral. El ritual está en gran parte fundado en las Escrituras, pero a veces se desvía de lo que cabría esperar. Normalmente esto se hace porque el simbolismo se ha manipulado para enseñar una lección. Nosotros permitimos a Shakespeare manipular la historia para sus propósitos artísticos propios. ¿Vamos a permitir menos a la masonería?

Tomemos un ejemplo. Se nos dice que nuestras logias están situadas entre el este y el oeste. Pero en algunos templos masónicos sin embargo, la sala de la logia están situada cerca hacia el norte y el sur y la dirección que nosotros llamamos el este es realmente el norte. La explicación es que el Este de los masones es simbólico y no geográfico. Cuando decimos que el Venerable Maestro se coloca en el Este, es como un recordatorio constante de que él es la fuente de luz y sabiduría para su logia. Hay muchos símbolos en el Arte de la Masonería, pero los dos conjuntos fundamentales giran alrededor del Templo de Salomón y los tres grados. Se puede demostrar que el Templo de Salomón representa no sólo el salón de la logia, y ese templo no hecho de manos eternas en los cielos, sino sobre todo, el edificio espiritual del Mason individual. Los tres grados, por otra parte, explícitamente representan las tres etapas de la existencia humana, la infancia, madurez y muerte. Además, están fuertemente asociados con tres funcionarios principales.
De vez en cuando estos dos conjuntos de símbolos entran en contacto. Algunas de las contradicciones que se ha señalado anteriormente se deben a su interacción. En primer lugar, con el fin de entender por qué hay tres entradas, considere lo que sucede en ellos. El Gran Maestre acerca a cada uno a su vez, al igual que todo masón llega a sus tres grados, y como todos los hombres llegan a las tres etapas de la vida. Aquellos que se ubican en las tres entradas están representados por los tres gobernantes del albergue.
El sistema de tres en tres recurrente ha cruzado el simbolismo del Templo, y afectó a sus detalles. De hecho, como la alegoría de este grado se presenta ahora, es imposible para nosotros visualizar el Templo sin tres entradas. En segundo lugar, echemos un vistazo a la escalera de caracol y la Cámara del Medio. Como hemos visto, la parte religiosa del templo se divide en tres partes: el pórtico, la nave, y el sanctasanctórum, y aumenta la santidad al ir procediendo.
Así, también, la Masonería Simbólica se divide en tres grados, y la visión se incrementa al avanzar. Desde este punto de vista, la nave es el equivalente del grado Compañero, la mitad de la Masonería, superior a un Aprendiz, pero inferior en cuanto a que el conocimiento que luego es comunicada. Una vez que la nave se identifica con la mitad de la Masonería, es natural que se llame la Cámara del Medio, a pesar de que ese nombre pertenece correctamente a las galerías laterales. Ahora la Cámara del Medio se transformó por este medio en la parte sagrada del templo, que aporta su escalera de caracol con él hacia el frente. Puesto que no estamos enseñando historia, ningún daño se hace.
Desde un punto de vista simbólico, el cambio es un bien distinto. La explicación de la escalera de caracol hace hincapié en la noción de progreso y ascenso desde el grado Aprendiz al Compañero, subraya el sesgo más intelectual de segundo grado, y prepara el camino para la naturaleza más esotérica del grado de Maestro Masón. Esto, entonces, es una forma en la que se acercan a las partes de la obra que parecen ilógicas o incorrecta.
Gran parte de lo simbólico de nuestro ritual tiene más de doscientos años. Los hombres que lo compusieron no eran infalibles, sino que eran hombres buenos, hombres sabios y letrados, y sobre todo los que entendían el método de enseñanza mediante los símbolos. Ellos nos legaron los principios mas elevados, los principios de la Masonería como vehículo para la expresión de estos ideales que nos han dejado un rico tesoro de símbolos y alegorías en la obra masónica. Si se han separado de sus fuentes, lo hicieron con un propósito. Si somos capaces de ver lo que estaban tratando de hacer en ningún pasaje determinado, por lo general podemos descubrir la razón de su divergencia. ……………………………………………………………………………………………………

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada