jueves, 1 de marzo de 2012

Noaquitas: masones y carpinteros. Parte III y última.


Próxima entrada de la Imprenta de Benjamín, el domingo 11 de marzo.
......................................................................................
aquí, la ultima parte :

Veamos sin embargo, algo de la parte principal del manuscrito.
La primera observación y mas llamativa es que se muestran las tres etapas del conocimiento masónico. Están conectadas con Noé, Moisés y Salomón. Es verdaderamente una coincidencia que todas esas etapas incluyen una estrecha conexión entre los obreros de la piedra y la madera.
Noé, como vemos, hereda los pilares de piedra con el conocimiento “secreto” que como el Arca, sobrevivirá al Diluvio, mientras que su descendencia, los constructores babilónicos (sic) construyen su torre.
Bezaliel, el artesano elegido por Moisés, surge como el creador de otra Arca de madera que será el símbolo de salvación de los últimos descendientes de Noe vagando por el desierto y que está albergada dentro de una “tienda” de madera y tela con dos grandes pilares a la entrada.
Salomón aparece ahora y erige su mansión del Señor más permanente con paredes de piedra y pilares pero con cámaras y paneles de cedro y un santuario dorado de la misma madera del Arca de la Alianza.
La unión de los dos grandes oficios de carpintería y piedra no pueden ser presentados mas dramáticamente.
La segunda observación sería que esas etapas son recogidas en el relato tradicional de Anderson y confirmaría que no fantaseaba cuando dijo en 1738 que “los masones fueron los primeros noaquitas”.
Bien pudo estar registrando la condena a muerte de las antiguas leyendas carpinteras como parte del incesante progreso de la masonería especulativa inglesa, pero al menos estaba señalando una era de evolución de la leyenda que forma parte de nuestra herencia.
Que el aspecto Noaquita de nuestra cultura masónica se haya minimizado tiene un remarcable paralelo con otras tendencias artísticas.
Justamente he leído este pasaje de una novela de 1989 ( Julian Barnes, Historia del Mundo en 10  capítulos y medio, p. 137f:

Por los primeros doce o mas siglos cristianos, el Arca ( usualmente representada como una simple caja o sarcófago para indicar que la salvación de Noé era una pre demostración del escape de Cristo de su sepultura) aparece abundantemente en manuscritos iluminados; esculturas de las catedrales y vitrales. Noe era una figura muy popular…pero, ¿donde están las grandes pinturas, las famosas imágenes que habrían inspirado?
El Arca eventualmente alcanzó su horizonte y desapareció”.
En el “Diluvio” de Poussin ( primera parte del siglo 18) el navío aún puede verse. El viejo Noe ya había salido de la historia del arte.

La tercera observación presenta una cuestión:
¿Porqué Noe, sus hijos y descendencia comenzaron  a aparecer en la leyenda masónica y el ritual?
Veamos lo que nuestro H. Harvey, autor del artículo de AQC de 1967 tiene para decir:
… en los primeros años de la Gran Logia, entre 1722 y 1725, Desaguliers y sus amigos consideraron conveniente reformar lo que veían como llamativo en el ritual, aparentemente las leyendas Graham o algo semejante.
Por razones prácticas conservaron los Pilares dentro de una leyenda de dramática fidelidad. Para ganar coherencia, toda la acción se trasladó a Jerusalén. Hiram, el hijo de la viuda y Bezaliel se confundieron fácilmente en un solo personaje.
El problema principal residía con la búsqueda de los secretos substituidos y la transformación del fallecido Noé en el Hiram viviente, pero esa invención no parece haberles ocasionado a esos eruditos hombres, mucha dificultad.( p.85-86).
Puedo coincidir con todo eso, pero subsiste una cuestión, ¿porqué harían algo que bordea pero no deja como central el tema de Noe?
Porque eran teólogos que conocían que la tradición de Noe no era de los masones de la piedra, porque la tradición de Noé tenía una extendida conexión con un motivo de la resurrección de Cristo y porque también tenía fuertes vínculos con Nemrod y la Torre de Babel y la asociación “oculta” de Ham.
Al traspasar la historia a un medio hijo de Israel menos conocido solucionaron muchas dificultades de un solo golpe.
Todo esto muestra qué valiosa y útil les fue la leyenda del Manuscrito Graham.

El H. Bathurst, sin embargo, hace otro comentario:

“Lo que es muy extraño es que Noé, Bezaliel y las aberturas de los Vigilantes ( todos elementos de la historia Graham) han sido relegados al olvido pero no quedaron allí.
Hombres que difícilmente hubieran oído hablar de Thomas Graham, lo desenterraron años mas tarde como base de otras ceremonias adicionales” ( p.91, AQC 80, que es donde el Royal Ark Mariner entra y porque estos primeros protagonistas al final del siglo 18 lo reclamaban como estirpe de un siglo antes, que ha sido juzgada como excesiva y hasta ridícula- un juicio que ahora deberá ser revaluado.

Lo que también es interesante es que en las mas primitivas formas del grado del Arca no se encuentra la historia del Arca de Noé sino la erección y desmantelamiento de la Torre de Babel.
La referencia de Anderson a los masones como “Noaquitas” no era simplemente remontarse a una antigua tradición.
Como una “base de esa religión natural” en la cual todos los hombres coinciden, él está sugiriendo allí que somos aquellos que aceptaron las Leyes Noaquitas como nuestro patrón. ( ver mi Arco y Arcoiris- Arc and Rainbow), p.353).
Y para afianzar la persistente influencia de la tradición de Noé en nuestro oficio inglés, fue que su paloma reemplazó al Sol y la Luna- figuras de Hermes y emblemas rosacrucianos- sobre las varas de los Diáconos después de la Unión de 1813.
La leyenda de los carpinteros sigue aún tejiéndose en el trabajo de los masones de la piedra.

Queda todavía un aspecto de esta tesis para dilucidar. Como los secretos prometidos en el Graham permanecen ocultos a pesar de haber sido descubiertos por Bezaliel a los Príncipes de Alban- y acerca de ese nombre creo que pronto se revelará algo mas- como una nueva vía de recuperarlos y revelarlos al Maestro completo.
Eso requería de nuevas formas para las antiguas leyendas. El Dr. Oliver demostró que el símbolo del Arco Iris formaba parte de una antigua ceremonia Real Arco y como muestra la Torre de Babel, toda comunicación se volvió imposible entre los constructores, así fue que desde Babel o Babilonia es que debía venir la restauración del edificio que contenía los secretos.
Bezaliel con el “Arca” mosaica también aparece como haciendo el redescubrimiento de la verdadera “palabra” del Todopoderoso debajo del Templo.
No será de sorprenderse saber que otra de las pinturas Tudor que adornan el Hall de los Carpinteros( Carpenters´s Hall) muestra al rey Josías instruyendo a su pueblo para reconstruir el Templo de Jerusalén.
¿Porqué- nos asombramos- aparece la historia de Josías de la leyenda del Arco Real de la primitiva masonería de York en el corazón del Real Arco de Irlanda actual?
Puedo sugerir que al igual que la de los Carpinteros, otras pinturas y leyendas influenciaron las historias en nuestro Oficio al punto de tener efecto sobre el desarrollo de una etapa ritual.
Hay mucho mas que puede y debe decirse, como por ejemplo, ¿porqué todas las figuras de esas pinturas murales bíblicas llevan vestiduras contemporáneas?
Pero, debo detenerme ahora. Otra hebra del gran tapiz de nuestros orígenes ha sido revelada.
…………………………………………………………..
..........................................................................

No hay comentarios:

Publicar un comentario