domingo, 19 de febrero de 2012

Noaquitas: masones y carpinteros. Parte II.

Próxima entrada de la Imprenta de Benjamín, jueves 1 de marzo.
....................................................................................................
prosigue diciendo el autor:


La primera de esa es la historia nuevamente relatada por Anderson en sus Constituciones de 1722, de la preservación de las Siete Artes y Ciencias Liberales de la humanidad por la creación y protección de los dos grandes pilares que vinculaban a Adán, pasando por Lamech, con Hermes y el período posterior al Diluvio.
Pienso que será de ayuda repasar algunas de esas historias tal como fueron primeramente contadas:

Lamech… tuvo dos esposas, una llamada Ada y la otra Zilla; con Ada tuvo dos hijos, Jabal y Jubal; con Zilia uno llamado Tubalcain y una hija, Naamah.
Esos cuatro niños fueron los iniciadores de todos los oficios en el mundo… Tubalcain fundó el oficio del hierro, oro, cobre plata y acero. Y esos niños grabaron esas ciencias que habían fundado en dos pilares de piedra que podrían ser reencontrados después que Dios tomara venganza; uno era de mármol que no podía quemarse, y el otro de un material al que no lo afectaría estar sumergido en Agua…

Inmediatamente se nota una diferencia en las sustancias de la cual están formados los pilares por la introducción del término “piedra” obviamente destinado a reclamar a los masones de la piedra como mas relevantes.

La leyenda pasó a través de muchas variaciones, pero finalmente quedó consagrada en la forma en que se expone usualmente en nuestro Segundo Grado donde se lee:
“ Esos pilares estaban huecos, para servir como archivos de la masonería y donde se depositaron los rollos de las Constituciones. Eran de bronce.
También debe notarse que retenemos como palabra de pase desde el Segundo Grado a  Tubalcain” que crea un vínculo con las antiguas tradiciones y enfatiza el sitio de los otros oficios dentro de la masonería.
La segunda leyenda está referida a la anterior puesto que se basa en la de Noe y sus descendientes en la preservación de los “verdaderos secretos” del oficio.
Siguiendo con el pasaje citado antes acerca de Noe en las Constituciones de 1723, leemos “ que Noé y sus hijos los comunicaron ( Artes y Ciencias) a su descendencia. Por cerca de 101 años después del Diluvio hallamos un vasto número de descendientes de la raza de Noé, en el valle de Shinar… que mas adelante fueron conocidos como Caldeos y Magos, que preservaron la buena Ciencia, Geometría que los Grandes Reyes y grandes Hombres aplicaron al Arte Real.  Pero no podemos hablar mas de los conveniente excepto en una logia constituída….”

Esta sentencia en negrita, indica que no estamos en presencia de una forma sencilla de un registro histórico sino con una parte de lo que se llama “ritual” en forma de palabras empleadas en ceremonias de logia.
Y precisamente por esto nos encontramos cautivos de esa actividad masónica, el ritual, que identifica y distingue a la francmasonería de otras formas de asociaciones sociales o de intercambio, y que necesitamos re- examinar un documento ritual conocido que no solo arroja luz sobre la historia de Noe y sus hijos, sino que los liga a practicas muy similares que han sido desde el siglo 18  la principal característica de lo que llamamos  Masonería Libre y Aceptada”.
El documento es el Manuscrito Graham con fecha ambiguamente registrada como siendo de 1726 o de 1672.
No existe una conclusión firme de la datación correcta, pero del examen calificado y experto de la escritura del documento original, se puede aceptar que proviene del siglo 17 y que 1726 sería la fecha en que habría sido copiado.

El H. Herbert Pool, quien primeramente dirigió la atención del mundo masónico al Manuscrito Graham., presentaba su opinión de que la historia de Noé era ya conocida al oficio “ en su mas amplia forma al menos 21 años antes de la formación de la (primera) Gran Logia”. Esto lo haría contemporáneo del periodo en el cual algunas de nuestras prácticas especulativas masónicas se estaban formando.

Lo que es de especial interés es que esta forma de “historia ritual” fue discontinuada, olvidada o suprimida y que solo volvió a emerger, aparentemente por casualidad, hace unos 50 años.
¿Porqué sucedió en 1937? Es un asunto intrigante que por el momento no es de
relevancia en  nuestro estudio actual.
Lo que sí es de relevancia es el hecho de que tenemos aquí la historia de Noé, el guardián de los secretos de las siete Artes y Ciencias Liberales, declarando que el descubrimiento de tales secretos solo puede suceder cuando hay tres presentes ( una  triple voz), pero muriendo antes que revelarlos…..
 Sus hijos realizan un intento por levantarlo, y con F.P.O.F, tal que los secretos en su tumba puedan ser descubiertos, pero sin éxito y la búsqueda para el objetivo deseado deberá hacerse por otros medios.
La cercanía de ese relato al subsiguiente “ ritual” del tercer grado no puede ser ignorada y dado que no contamos con algún otro material existente que explique de donde proviene la leyenda de Hiram, posterior a 1726, conviene investigar los posibles vínculos entre el manuscrito Graham. y su contraparte.
Si todo lo que he dicho en la primera parte de este trabajo tienen alguna viabilidad, entonces debería existir un lugar perfectamente natural para una historia basada en las Escrituras y referida a Noé, sus hijos, su “herencia secreta” y un modo de revelar y transmitir esa herencia para que llegara a ser parte de las primeras prácticas masónicas.
Y no solo debería ser lo mas plausible, sino lo mas probable.
Cuando, por otra parte, hallamos que aún tan tardíamente como 1738 otra edición de las Constituciones de la Gran Logia tienen una referencia directa a los masones como Noaquitas, o “Hijos de Noe”, debe reconocerse que esa forma de denominar a la nueva forma de Oficio Especulativo  era normal y aceptable.
.

Aunque mas adelante referiré qué mas puede decirse de este término “Noaquita”, su persistencia en esa fecha significa que por lo menos hasta ese momento había algún tipo de asociación entre “ Masones” en el sentido amplio y la historia o leyenda de Noe.
El Manuscrito Graham le da forma y realidad a esa asociación.
Mientras que sería excesivo citar en toda su extensión esa fuente masónica y el texto completo de AQC (1967), podría ser útil considerar brevemente el estilo del documento y hacer tres comentarios acerca del contenido principal que tenga alguna relevancia para este trabajo.
Aparenta ser un documento para uso en una logia antes que una producción literaria para estudio privado. Tiene obvias vinculaciones con los llamados Old Charges, y se han hecho comentarios en 1967 ( AQC 80.p100).

Harry Carr escribió:
Parece probable que la colección de leyendas Graham fueran de una tradición heredada y no la invención de quien llas transcribió….
Colectivamente (como en los Old Charges) parecen presentar una historia separada de la tradición originalmente desconectada de practicas rituales, pero disponibles para ser adoptadas en algún ritual cuando surgiese la necesidad o se ofreciese la oportunidad.
Debe notarse que ni Harry Carr ni nadie en 1967 podía sugerir de donde provenían esas tradiciones. Sin embargo que esas leyendas puedan haberse comenzado a usar en el ritual se confirmaría en la introducción al manuscrito, que pretende que la persona que se beneficiaría con sus contenidos era un Free and Accepted Mason de buena fe.
Cito:
El saludo es como sigue:-  ¿De donde venís?
- Vengo de una muy venerable logia de Maestros y Compañeros…… quienes son todos verdaderos y perfectos hermanos de nuestros sagrados secretos, que os daré si compruebo que sois uno de ellos…….
¿Cómo fuisteis hecho un free- mason… etc
Esas y las subsiguientes preguntas y respuestas, todas en la forma de un primitivo catecismo, subrayan la antiguedad de la forma y contenido de este manuscrito pero sugiere que nos hallamos muy al comienzo de nuestro viaje por el siglo 18.
……………………………….continuará

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada