miércoles, 3 de agosto de 2011

¿DE DÓNDE VENIMOS?

 Extractado de
Rough Ashlar Magazine. Quebec
by V.W. Bro. David Colton, May 17th, 2007
Newfoundland.
Título original:
¿From Whence We Came?

.........................................................................................
Introducción:

Es difícil hacer un trabajo abarcativo acerca de la francmasonería y que a la vez sea de poca extensión; este artículo intentará dar una idea de dónde provenimos nosotros, como masones, desde los principios y hasta el período en que se formó la primera Gran Logia.
El artículo, que  basa gran parte de su información en algunos libros muy bien documentados, también puede servir para arrojar algo de luz sobre por qué la masonería ha estado bajo fuego muchas veces por  parte  de aquellos que se atienen a rumores y una falsa interpretación de la información histórica.

Los Masones:

Desde los siglos 13 a 15 en Inglaterra, Francia y Europa Central  existía el sentimiento general de que los masones eran diferentes. La mayoría de los obreros eran siervos que trabajaban la tierra de sus señores feudales y que jamás traspasaron los límites de su poblado nativo. Los comerciantes, tales como tejedores, joyeros y carpinteros podían llevar sus negocios mucho mas allá de los confines de sus pueblos de residencia.
Pero lo masones viajaban adonde hubiera una construcción, un castillo, catedral iglesia parroquial y hasta ocasionalmente un puente.
El Puente de Londres, por ejemplo que originalmente era de madera fue destruido en 1176 y reconstruido por masones de la piedra. Después que fue terminado en 1209, permaneció en pie por 623 años hasta que fue demolido en 1832, no porque estuviera estructuralmente deteriorado sino porque los pilares de piedra no eran los suficientemente elevados como para permitir el paso de los grandes navíos.
Pero sin embargo fueron las magníficas catedrales las que establecieron una gran demanda de masones y entre 1050 y 1350, se erigieron 80 catedrales y unas 500 iglesias, la mayoría en Francia, y en Inglaterra muchas llevaron mas de cien años hasta su terminación.
Los masones eran obreros calificados, algunos de los cuales se conocían como “hard hewers” o “rough masons” aquellos que trabajaban la piedra dura usada en las fundaciones y pilares que soportarían las cargas estructurales. Y estaban además aquellos masones mas calificados aún, que completaban el trabajo de ornamento y decoración. Esos trabajaban en una piedra mas blanda llamada Freestone”, por lo que esos masones llegaron a conocerse como los “freestone masons”, con frecuencia abreviado en “freemasons.”
Debe notarse aquí que hay quienes creen que el término “freemason” se refiere al hecho de que los masones, por la demanda de su mano de obra calificada a diferencia de otros obreros siervos, eran libres de viajar por Europa, especialmente por Inglaterra y Francia. Pero, no importa adonde fueran, erigían un cobertizo cerca de su lugar de trabajo que llamaban “logia” donde se reunían para descansar y comer, guardando allí sus herramientas de trabajo.

Tal era la demanda de masones, que con frecuencia se reclutaban de algún proyecto que era abandonado antes de ser completado para moverse a otro.
Los Reyes del período intentaron imponer cláusulas para prevenir eso llegando hasta arrestar a quienes intentaban abandonar el trabajo sin finalizarlo.
Con vistas a conciliar a los masones y a los Reyes, se formaron corporaciones o gremios dirigidos por los empleadores de esos obreros. En el caso de los masones de Londres, estaban bajo el control de la “Mason´s Livery Company” para cerca del 1220 y había guildas o gremios de masones en Chester, Dirham, Newcastle, Richmond y Yorkshire.
En Escocia, se formó la “Mason´s Companý of Glasgow” que garantizaba una Carta para regular el oficio ya tan temprano como 1057.
Los registros muestran que las guildas o gremios de masones escoceses existieron en Edimburgo y probablemente en Aberdeen y Dundee.
En la Europa medieval, los salarios y horas de trabajo de los masones estaban muy reguladas por los esfuerzos de los gobernantes de Europa y del Parlamento inglés
Sin entrar en detalle puede decirse que debido a su calificación y la elevada demanda de sus servicios, los empleadores frecuentemente hacían tratos privados con los masones aún a riesgo de violar las leyes.
Así es que los masones formaron sus propias uniones de Oficio cuyos miembros coincidían en trabajar solo si un salario mínimo les era pagado. Como esas asociaciones eran ilegales, los masones estaban obligados a reunirse en secreto. Al final de los 1400s ya estaba firmemente reconocido en Europa que los masones eran la elite de la fuerza de labor.
Había logias de masones operativos en Viena, Colonia, Berna y Zurich, bajo el liderazgo de los masones de Estrasburgo, y en 1459 el emperador Maximiliano I emitió un decreto dando efecto legal al código de conducta preparado por esos líderes masónicos de Estrasburgo.
Los freestones masons fueron menos exitosos en Escocia que en otros países para mantener una posición privilegiada en el oficio de la construcción.
Y posiblemente se debiera a que en Escocia no se encuentra piedra blanda, con la que los obreros mas calificados realizaran su trabajo. Por tal razón las regulaciones para el aprendizaje fue cambiada en Escocia por el sistema del “aprendizaje por ingreso”.
En Inglaterra y otros países a ninguno se le permitía ejecutar un trabajo de maestro hasta haber servido por un período fijado de aprendizaje.
En cambio en Escocia, un aprendiz tenía permitido ejecutar un trabajo de maestro masón.
Para contrarrestar esto, los freestone masons escoceses trataron de robustecer su posición manteniendo una palabra- código que solamente se revelaba al maestro masón calificado y no al “aprendiz ingresado” o cualquiera otro.
La palabra- código llegó a ser conocida como la “Palabra del masón”(Mason Word) que era muy similar a la palabra que hoy en día se encuentra en el grado de Maestro. Esa palabra, incidentalmente, se asociaba al significado de la palabra “marrow” (médula), significando “mate” o “ conrade”. (compañero o camarada)
Con toda probabilidad esa “Palabra del masón” se originó en Escocia hacia el 1550 y se esparció por todos los condados del norte de Inglaterra, pero fue desconocida del resto de Europa en esa época.

Los Herejes


Sin embargo, muy perversos deben de haber parecido los masones que pensaran en formar sus propias asociaciones comerciales, pues eran respetuosos de la ley y respetables en lo concerniente a la religión.
Ellos no desafiaban la creencia universal de que la autoridad y doctrina de la Iglesia Católica Romana debía ser aceptada sin cuestionamientos.
Los dos San Juanes, el Bautista y el Evangelista eran sus patrones y los masones celebraban la fiesta del día de San Juan Bautista el 24 de junio y la de San Juan Evangelista el 27 de diciembre.
Nótese que se le sigue diciendo al candidato en su promesa que la logia “está levantada a Dios y dedicada a los Sagrados San Juan”.
Los masones como así otras compañías de oficios estaban cercanamente ligadas a la ortodoxia religiosa. El primero de los cargos impuestos a los masones por sus gremios era el de ser útiles a Dios evitando toda herejía y creer que ese puñado de disidentes que se atrevía a desafiar la autoridad eran herejes y deberían ser castigados severamente.
Ya para los comienzos del siglo 13, pequeñas sectas religiosas en el sud de Francia que se oponían a la Iglesia católica  fueron denunciadas como heréticas
Para fines del siglo 14 y comienzos del 15, hombres tales como John  Wycliffe en Inglaterra y Jan Huss en Bohemia estaban alarmando a las autoridades con sus opiniones disidentes.
Como resultado, el parlamento ingles sancionó nuevas leyes para quemar vivos a los herejes.
Esos heréticos, entonces fueron los que llegaron a ser conocidos como protestantes. En Inglaterra, los masones de la London Livery Company y sus otras organizaciones, eran hombres obedientes de la ley y aprobaron la acción del gobierno al quemar a los pocos disidentes que desafiaron la autoridad del Papa y la Iglesia de Roma.
Sin embargo, en 1533, el Rey Enrique VIII cambió todo cuando se declaró a sí mismo Cabeza de la Iglesia de Inglaterra
Tal decisión se precipitó por la negativa del Papa de permitir el divorcio de su esposa y casar con su amante Ana Bolena.
La Compañía de Masones y otras,  sometiéndose a la ley una vez mas, aceptaron la supremacía Real y ahora sostenían que los Papistas debían ser colgados, y descuartizados en tanto que los Protestantes seguirían siendo quemados vivos.

Así es llegamos a uno de los puntos mas importantes y significativos de nuestra historia.
Antes de 1600 la intolerancia religiosa estaba a la orden del día por toda Inglaterra, Escocia y Europa.
Para 1660, una pequeña minoría de la población aunque seguía creyendo en Dios comenzó a manifestar una cierta tolerancia en cuanto a religión y aunque eran pocos en número llegaron a formar una fuerza creciente entre los intelectuales. Algunos de ellos se hicieron francmasones.
Esa aceptación de que la creencia en Dios y la tolerancia son compatibles, es sin duda la cuestión fundamental, la piedra angular de nuestro Oficio en el momento actual.

El Siglo 17.

Vamos ahora al siglo 17. Entre 1550 y 1700 los francmasones cambiaron. En los inicios de los 1700s se escribieron muchos historias, cada una mas ridícula que la otra para explicar lo que se creía de los orígenes de la francmasonería.

Se dijo que Noé, el constructor del Arca fue un masón y que Dios mismo lo era puesto que había construido los cielos y la tierra en seis días.
Por razones que no están muy claras los masones dejaron de ser una unión ilegal de artesanos de la construcción y se convirtieron en una organización de gentilhombres intelectuales que favorecían la tolerancia religiosa y la amistad entre hombres de distintas religiones, sosteniendo que una simple creencia en Dios debía reemplazar a las doctrinas teológicas.
Los “masones operativos” fueron completamente reemplazados por los “masones admitidos” o “gentlemans masons”

Un poco después de 1757 esos “gentlemans masons” comenzaron a ser conocidos como “masones especulativos”, un término que empleamos hoy.
 En los siglos 16 y 17, la Biblia fue quien hizo que muchos gentlemens desearan unirse a las logias masónicas. Esto sucedió en virtud del hecho que el Papa tenía una mala opinión de la traducción al inglés de la Biblia que gozaba de mas alta estima que el propio Papa y la Iglesia católica.
Pero los protestantes leían cada palabra de la traducción inglesa, de como el Rey Salomón decidió construir el Templo y pidió a Hiram Rey de Tiro le enviase arquitectos y masones y de como el trabajo fue completado.
Auque protestantes y presbiterianos rechazaban cualquier cosa que no estuviera en la Biblia, los masones estaban dispuestos para adicionar muchos relatos acerca de la construcción del Templo que no se hallan en el Libro de las Crónicas.
Hablaban no solo de Hiram, Rey de Tiro, sino de otro Hiram que es una figura significativa que se encuentra mas allá del segundo grado.
Puesto que hay masones presentes que no han alcanzado el tercer grado solo diré, sin entrar en detalles que se encuentran penas o castigos semejantes a los que se aplicaban a los herejes que mencioné antes.
Luego vino la “Palabra del masón”. Los no masones no habían oído de ella y es de asombrarse, pero no tenían razones para conocerla. Con la traducción inglesa de la Biblia, sin embargo pudieron leer acerca del templo del Rey Salomón y otras historias relacionadas, así que la palabra del masón pasó a tener una fascinación casi siniestra.
Hombres de distintas extracciones se interesaron en la francmasonería. Alrededor del 1630, Robert Moray, un buen presbiteriano, fue a Francia como voluntario al ejercito del rey católico Luis XIII. Moray fue enviado a luchar con el ejército francés en la guerra de los treinta años. Posteriormente retorno a Escocia y se unió a los Covenantarios escoceses. Mientras el ejército estaba estacionado en Newcastle, fue iniciado el 20 de marzo de 1641 en una logia ma´sonica de Edimburgo. Ese fue el primer caso registrado de la admisión a una logia militar. Un anticuario inglés, Elias Ashmole, luchó por Carlos I en la Guerra Civil y al fin de esa guerra en 1646 fue tomado prisionero por los "Roundheads" en Lancashire. Mientras permaneció prisionero fue inciado como francmason en Warrington el 16 de octubre de 1646 y continuó interesado en la francmasonería por el resto de su vida y registró esto en su diario: que había asistido a una reunión de la logia de los francmasones en el Salón de la Compañía de Masones de Londres en 1682, 36 años mas tarde.
Claramente, la francmasonería estaba expandida por Inglaterra y había logias que ahora permitían “aceptar” masones como miembros. En Londres, algunos eminentes intelectuales y varios miembros de la Royal Society eran francmasones.
Hay una cantidad de argumentos encontrados acerca de si el renombrado arquitecto Sir Christopher Wren, era o un francmason, pero un documento recientemente descubierto confirma que en efecto lo era, aunque nunca estuvo muy activo en el oficio.
En Escocia, también, muchos gentilhombres se estaban uniendo. John Boswell, el terrateniente de Aunchinleck fue admitido a una logia de Edimburgo el 8 de junio de 1600, aunque parece que la principal razón era que los francmasones encontraron útil tener a un gentilhombre como parte de su logia.
Para 1670, una logia de Aberdeen tenía 49 maestros masones, de los cuales solo 10 eran operativos, 4 eran nobles, 3 gentilhombres, 8 abogados y profesionales, 9  mercaderes y 15 comerciantes. Como he aludido an tes, durante ese siglo, el siglo 17, los francmasones cambiaron.
Sin entrar en largos detalles, simplemente digo que existen un cierto número de teorías  que sugieren que los caballeros Templarios fueron un factor que contribuyó a la expansión de la francmasonería en Escocia.
Es posible que algunos Templarios escaparan a Escocia para 1314, el año que fue quemado su Gran maestre jacques de Molay, siguiendo a la total supresión de los Templarios por el rey Felipe IV de Francia y que su descendientes pudieran haber llegado a ser masones, pero no existe evidencia de que realmente pudieran haber tenido algún rol en el desarrollo de la francmasonería especulativa.

LA GRAN LOGIA.

Mucho se ha escrito acerca de los 40 años precedentes a la formación de la primera Gran Logia. Es suficiente decir que fue un período de persecuciones religiosas por los Católicos, protestantes y presbiterianos persiguiéndose entre sí cada uno a su turno.
Es claramente evidente que la tolerancia de los francmasones hacia todas las religiones, jugó un rol muy importante en cuanto a la paz, lo que es generalmente reconocido. Muchos católicos creyeron que los francmasones tuvieron una parte importante en la Revolución de 1688 en Inglaterra, y después, los francmasones estaban dispuestos a tomar ese crédito. Lo cierto, sin embargo, es  que los francmasones no tuvieron parte alguna en esos sucesos.
Para finales de los 1600s, los francmasones ya no eran populares en ciertos círculos. El secreto que les rodeaba daba lugar a algunas acusaciones salvajes. Un escfritos de la época distribuyó un flleto en el cual se refería a…” los males y prácticas diabólicas de los que se llaman francmasones”
Pero si el secreto masónico levantaba sospechas en algunos, fascinaba a otros tantos. Muchos hombres que no eran masones llegaron a convencerse de que los secretos masónicos eran lo que buscaban descubrir.
En 1717 llegó el tiempo en que los francmasones dieron un importante paso y cuatro logias de Londres decidieron formar un a Gran Logia. Había mas de cuatro en Londres y hasta alguna en York  y parte de Inglaterra, pero esas cuatro decidieron actuar por sí mismas y formar una Gran Logia nacional que tuviera autoridad sobre todas las demás de Inglaterra. Esas logias fueron numerada del 1 al 4. la numero 1 se reunía en “ la taberna del Ganso y la Parrilla” en St. Paul´s Churchyards. La Número 2 en la Cervecería de la Corona” en Parker´s Lane, cerca de Drury Lane. La número 3 en la “ Taberna del manzano” en Charles Street, y la Número 4 en la taberna “ La copa y las uvas” en Channel Row, Westminster.
Parece aparente, que por alguna razón, nuestros hermanos sentían necesario reunirse en lugares cercanos a un aprovisionamiento de cerveza.
Cada una de las primeras tres logias tenía unos 15 mioembros. La mayoría de ellos eran masones operativos u otros relacionados con el negocio de la construcción, aunque se incluían varios gentilhombres.
La Logia Numero 4 tenía por el contrario, unos 70 miembros, la mayoría gentilhombres y unos pocos nobles. Me parece divertido pensar que en los 1700s, evidentemente, se creyera que quien viviera del negocio de la construcción no podía ser clasificado como un gentilhombre.
Los miembros de las cuatro logias fundadoras reunidas en la taberna del Manzano en febrero de 1717 decidieron formar una Gran Logia y entonces, el dia de San Juan Bautista, el 24 de junio de 1717, en la taberna del Ganso y la Parrilla, y por aclamación, elegieron a Anthony Sayer “gentlemen” de la logia número 3 como su Gran Maestre. Un nuevo Gran Maestre será electo el 24 de junio de 1721, el duque de Montagu de 31 años de edad y por los 278 años siguientes, siempre un miembro de la nobleza o de la familia real fue electo como Gran maestre.

Dos hombres, uno escocés y otro francés, parecen ser quienes jugaron el papel mas importante en la formación de la Gran Logia. El escocés era el Reverendo James Anderosn. Nacido y educado en Aberdeen, llegó a convertirse en ministro presbiteriano en 1702 a la edad de 23, viajando a Londres en 1709 donde llegó a ser ministro de varias capillas.
Escribió muchos libros pero solo uno es de interés o valor para nosotros, y es el “Libro de las Constituciones de la Antigua y Honorable Fraternidad de los Libres y Aceptados masones”, el cual escribió por orden de la Gran Logia en 1723 y elaboró una segunda edición en 1738.
El francés, Jean Theophile Desaguliers es la figura mas importante. Era el hijo de un pastor francés protestante de una congregación en el poblado de la Rochela, que había sido un distrito protestante por mas de cien años. De niño, fue a Inglaterra con sus padres y vivió en Guensey, yendo mas adelante a Londres donde se ordenó en la Iglesia de Inglaterra. En 1714 fue electo como Fellow de la Royal Society y en 1717 leyó sus conferencias delante del rey George I en Hampton Court.
Sentía que podía persuadir a la nobleza para llegar a ser francmasones, debido al trato cercano que tenía con ella.
Sentía que la francmasonería podría florecer como una sociedad de deistas libres de toda persecución o acoso y tuvo mucho éxito en persuadir a sus amistades de la aristocracia para que llegaran a convertirse en francmasones.
Durante la primera parte de los 1700s, los críticos de la francmasonería ridiculizaron sus ceremonias, las togas que vestían en procesiones y por su pretensión de descender de los constructores del templo de Salomón. También fueron denunciados por mujeres que no podían ser admitidas a sus logias. Esto sucedió sobretodo porque el público en general veía a la francmasonería como siendo ante todo una organización social, y las mujeres aunque no se les permitía tener empleos de gobierno, eran sin embargo muy aceptadas socialmente.
Los francmasones explicaban que históricamente las mujeres jamás fueron masones operativos y que por tal razón no se ls admitía a las logias.

Para calmar las aguas, los francmasones alquilaron el Theatre Royal en Drury Lane para una representación especial de Shakespeare, Henry IV, Parte II. Un epílogo especial se escribió para la ocasión y fue leído por una actriz, Mrs. Thurman.
Ella describía sus sentimientos cuando descubrió que su esposo era un francmasón, pero que cuando retornaba al hogar luego de las reuniones, siempre era muy afectuoso.
Me maravillo de pensar que los masones luego de recorrer varias cervecerías pudieran tener algo que hacer con su afecto.

¡Puede que no!. Las palabras del epílogo eran:

Las damas casadas, tienen una vida feliz,
Creedlo de una esposa de francmasón,
Aunque oculte los secretos de sus amistades
En amor y verdad nos dan completa paz.

Otra acusación mas divertida se refería  a lo que hacían realmente los francmasones en sus logias.
En un poema muy obsceno, se alegaba que los francmasones tenían sexo con la famosa prostituta Rally Salisbury.
Los francmasones emplearon todos los medios para obtener una favorable publicidad de la prensa. Estaban listos a revelar la identidad de los hermanos nobles o de la realeza que eran miembros del Oficio, pero enfatizaban que jamás revelarían los verdaderos secretos.
Para los no miembros, la posibilidad de llegar a ser un francmasón y sentarse junto a nobles o miembros de la realeza les resultaba de lo mas atractivo.
Cuando los enemigos lanzaron las acusaciones, la actitud fue “ ¿porque debemos preocuparnos?”. Así como Dios había creado al hombre por sobre los animales, así  El creó los masones por sobre los otros hombres.”
La masonería había cambiado desde los días del duro trabajo de los masones operativos, empleados en el muro de la catedral, descendiendo a disfrutar una simple cena en su choza que llamaban logia. Fue otra vez cambiado en los siguientes 140 años. La Francmasonería se expandió por toda Europa, donde hubo intervenciones políticas, problemas y escándalos.
Y la masonería llegó a Norteamérica donde los masones fueron acusados en todas formas de apoyar la Revolución Americana. Hubo otros asaltos y condenas a la francmasonería y con todo continua expandiéndose  través del mundo.
Para terminar, vale la pena observar las palabras del historiador no masón, Jasper Ridley.
Dijo:
“Es fácil ver porqué los francmasones son los elegidos para el acoso. Se ven como un grupo privilegiado de clase media… que puede ser atacado con impunidad porque ignorarán las críticas y no desean rebajarse a responderlas.
Es apropiado que los masones se reúnan en soledad en sus logias. Para los francmasones esas reuniones tienen rituales inspiradores; para otros nada peor que un juego inofensivo de actuaciones”.
Esas palabras fueron escritas por un historiados que reconoció la asistencia y cooperación recibida de las Grandes Logias de Inglaterra y Escocia durante sus investigaciones.
Refiriéndose a  las frecuentes e interesadas críticas a nuestra fraternidad, creo que lo dice todo, y lo dice muy bien.
…………

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada