domingo, 7 de agosto de 2011

Conociendo a los modernos: Henry Jermyn, un discutido Gran Maestre del siglo XVII.


Las Constituciones del Dr. Anderson, de la Antigua y Honorable Fraternidad de los Masones Libres y Aceptados, fueron compiladas bajo la autoridad de la Gran Logia, apareciendo en 1723, 1738 y 1746.
La edición de 1738 contiene una breve historia de los Grandes Maestres previa a la formación de la Gran Logia (1717) e incluye a Iñigo Jones, Sir Christopher Wren y Henry Jermyn, Conde de St. Alban.
Después de la muerte de Anderson, la edición de 1746 apareció sin la sección histórica y desde entonces la Gran Logia ha sostenido que no existieron Grandes Maestres en el siglo XVII.
.................................................................................................. 

Extractado de

FREEMASONRY TODAY - Autumn 1998 - Issue 06


Título original:

Henry Jermyn, ¿Grand Master

of the Freemasons?

Anthony Adolph looks into the tradition of a

disputed 17th century Grand Master.
..................................................................................................
En todo caso el debate fue focalizado en Wren, así que los otros nombres de la lista han sido por mucho tiempo ignorados.
Existe evidencia de Francmasonería “especulativa” ( no artesanal) en el siglo XVII  como para argumentar que la organización pudo haber tenido una figura principal gobernando el cuerpo y que la lista de 1738 puede ser veraz.
El título de “Gran Maestre” aparentemente es del siglo XVIII, pero el Oficio era real.
Iñigo Jones (1573-1652) promovió la introducción de la arquitectura clásica en Inglaterra y se esforzó por educar a los masones y patrones en la teoría y en la práctica, llevando las raíces a las proporciones del Templo de Salomón.
En el Manuscrito Iñigo Jones MS. de la Biblioteca Masónica de Worcester, hay una evidencia circunstancial de que habría fundado una logia con ese fin. Su patrono era la esposa de Carlos I, la Reina Enriqueta María.
Jermyn (1605-1684) que era su amante platónico y, de hecho, supervisor de su mansión, estuvo muy estrechamente involucrado en los proyectos de Jones.
Solamente en la lista de 1738 aparece Jermyn como siendo un Freemason, pero considerando  la influencia de Jones, es posible que lo fuese.
 Henry Jermyn
Era un amigo íntimo del probado francmasón Sir Robert Moray, quien le llamaba “un muy noble gentilhombre”, en tanto que el poeta y secretario de Jermyn, Abraham Cowley fue uno de los principales fundadores de la Royal Society, sociedad que compartía un gran número de sus miembros con la francmasonería.
Otro poeta a quien había patrocinado, Sir William DÁvenant, escribió en Madagascar ( 1638) que Jermyn fue inspirado por la geometría (“números de poder”). Espiritualmente Jermyn era un Free-mason ideal: un anglicano que invertía mucho tiempo en las capillas presbiterianas y ayudaba a los católicos y ortodoxos griegos sin prejuicios de denominación!
Cuando se convirtió en conde en 1659, Jermyn eligió el título de San Albano. No tenía relación con ese sitio, pero St. Alban era el fundador tradicional de la francmasonería inglesa.

Jermyn, primer conde de San Albano. Retrato por Sir Peter Lely.

Al regreso a Inglaterra durante la Restauración (1660), desarrolló la St. James Square en Westminster en un perfecto estilo Jones y modificó e implementó los planes de Jones para adicionar a Somerset House y Queen´s House en Greenwich.
Como conservador de Greenwich comenzó la reedificación del palacio en estilo clásico, asistido por el protegido de Jones, John Webb, e hizo traer al jardinero Le Notre desde Francia para dar paisaje al parque.
Como amigo cercano de Carlos II y principal empleador de los masones que trabajaban en Londres, Jermyn era un candidato obvio para ser el jefe de los francmasones. (principal)
Anderson en 1738 escribía que Jermyn había convocado a una Asamblea General para 1663 donde habría establecido reglas diseñadas para reorganizar la francmasonería después del la interrupción de la Guerra civil.
Habiendo comenzado su carrera como arquitecto, Wren (1632-1723) viajó a París en 1665 a reunirse con otros arquitectos allí, y se ganó esas relaciones  a través de Jermyn que era el embajador inglés.
Para 1660, siempre de acuerdo a Anderson, Wren y Webb habían llegado a ser los Grandes Vigilantes de Jermyn, con Sir John Demhan como Diputado Gran Maestre.
Denham, el Supervisor General del Rey había sido uno de los principales agentes de inteligencia de Jermyn durante el Commonwealth. Las Constituciones de 1738 afirman que Jermyn dimitió ese año en favor del Conde de Rivers, que era uno de sus primos.
Si la lista de Anderson fue un invento para glorificar el Oficio, su elección de los Grandes Maestres es curiosa.
Por el siglo 18, Jermyn y sus sucesores el Duque de Buckingham y Lord Arlington estaban asociados en una suerte de política pro- francesa y pro- estuardista donde el regimen Hanoveriano era anatema.
Esto argumenta por la veracidad de las Constituciones de 1738 y hace mas explicable que se hayan removido sus nombres de la edición publicada un año después de la Rebelión Jacobita.
Anderson relataba hechos y no ficciones. Muchos registros del Oficio, se habían perdido al principio del siglo 18, muchos deliberadamente, pero no nos llegó nada aunque  los hermanos mas ancianos podían aún recordar la era Jermyn.
Significativamente el Diputado Gran Maestre Martin Folkes, uno de aquellos que supervisaron la obra de Anderson, era el hijo político de Jermyn y tuvo acceso a muchos papeles hoy desaparecidos.
La francmasonería siempre respetó el secreto de los juramentos. En 1723, mientras Wren aún estaba vivo, su privacidad fue asegurada, y también su nombre, así es que los de algunos de sus predecesores no fueron publicados
Para 1738, había muerto y su secreto de que había sido Gran Maestre  pero que  descuidó las logias pudo ser revelado.
El hijo de Wren, autor de "Parentalia", una monumental biografía de Wren, jamás refutó esa teoría y ninguna protesta se registro por parte de los herederos de los demás Grandes maestres listados en 1738.
En 1746, sin embargo, la Gran Logia decidió que sería mas simple recitar una historia y derivar su autoridad del propio relato acerca de su fundación en 1717, y un fascinante capítulo espiritualmente revelador de la historia francmasónica fue enviado al cesto de basura.
Si las Constituciones de 1738 son ciertas en lo que concierne al siglo XVII, proporcionan la descripción de una pujante organización nacional cercanamente asociada a la vanguardia de la arquitectura, desarrollándola a través del estudio de la geometría clásica y sus “ocultos misterios de la naturaleza y la ciencia” hacia el arte especulativo y la ciencia de la era de la Gran Logia.
Los Francmasones deben contemplar con orgullo a Greenwich, Somerset House y St. James´s Square, desde donde el desarrollo pasó al resto de London West End y saber que fue hecho posible por Jones  y Jermyn, dos los mas activos líderes del Oficio del siglo XVII.
……………………………………………………………..







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada