domingo, 10 de febrero de 2013

RAMSAY: ¿ UN SIMPLE AVENTURERO RELIGIOSO?(II)

Próxima entrada de La Imprenta de Benjamín el jueves 21 de febrero.
..........................................................
Extractos de la Conferencia presentada por Daniel Ligou, en el 250 aniversario del discurso de Ramsay no pronunciado el 24 de marzo de 1737.

Título original: Ramsay est-il un simple aventurier religieux?
Se encuentra en: http://sog1.free.fr/Articles/ArtLigou187-Ramsay.htm
...........................................................
es continuación:

¿Daba informes secretos a Fleury, probablemente sobre las actividades estuardistas?. Mellor lo afirma pero no aporta pruebas, aunque el asunto en sí no sería totalmente improbable.


Pero, volvamos a la masonería. Sabemos que Ramsay pronunció un primer esbozo de su discurso en la tenida del 26 de diciembre de 1736. Se dice que probablemente haya sido designado como “Gran Orador” por la Asamblea General que nomina a Dewentwater como Gran Maestre en reemplazo de Mac Leane. La tenida siguiente de Gran Logia se realizó el 24 de marzo de 1737, pero entonces fue prohibido por orden superior, lo que hizo que nuestro hombre sufriera toda su vida de un “discurso
repetido”. Pero lleva el peso de la interdicción.

Los eventos son bien conocidos y su interpretación no presenta dificultad.
Tenía, en efecto, la idea de someter su proyecto de discurso a su patrocinador, Fleury, el 20 de marzo y solicitar su autorización para pronunciarlo y publicar, y añade que:”..digno Monseñor, sostenedor de la sociedad de los Free-masons en las grandes vistas que se proponen , V.E. verá su nombre mas glorioso por esa protección como no lo tuvo Richelieu por la formación de la Academia Francesa.”

Lamentablemente no se conoce la reacción de Fleury pero sí se sabe que fue negativa. La respuesta del Cardenal ministro debío de ser rápida pues Ramsay en una carta del 22, después de haber mencionado que “ las asambleas de los Free-masons disgustan a V.E.”, le solicita una entrevista, pero le anuncia que se someterá a la decisión, sea cual fuere.
Así dijo y no se vuelve a encontrar a Ramsay en los anales masónicos a partir de 1737. Optó por conservar el favor del Ministro.

Pero el discurso se conservó.

Las investigaciones mas recientes testimonian la existencia de dos versiones del Discurso, afirmación que aparecía como probable para Lantoine y que el estudio hecho por P. Chevallier en los documentos Bertin de Rocheret en Epernay han vuelto indiscutible.
Conviene distinguir entre la versión de 1736 llamada “ versión de Epernay” manuscrita y la versión no pronunciada de 1737 que es de todos modos la devenida en “version oficial”, la que se halla en todos los buenos libros de historia masónica- y en los otros tambien!

La versión de Epernay, salvo error de nuestra parte, aun está inédita, según P. Chevallier ( Les duc sous l´Acacia , p.147 y sig). En cuanto al texto “oficial” ha sido reproducido muchísimas veces. La mas antigua parece ser una colección incorrectamente titulada “Cartas de M. de V con piezas de diferentes autores, en 120, La Haye 1738 (en efecto impresa en Rouen el mismo año) donde existe una segunda edición fechada en 1744.

Se tiene además la edición bien conocida- y que Lantoine utilizó al reproducir la viñeta, pues Lantoine era algo pillo!- titulada “Almanaque delos cornudos o diversiones para el bello sexo, 1741, 49 p, con un grabado titulado “forja cuernos” y de los “pequeños pies”.
En las dos ediciones ( p. 40-70) de la primera y p. 30 a 45 de la segunda), el nombre del autor es mencionado (M. de Ramsay, Gran Orador de la Orden” para la primera y “ M. de R... Gran Orador de la Orden). La mención no deja lugar a dudas.
L´Histoire, Obligations et Status de la Trés Venerable Confraternité des Francs-Macons tires de leurs archives.... se presentó bajo dos formas distintas: la mas antigua( 1742) en Francfort, por Varrenstrapp, en un volúmen; la segunda ( 1745) “al Oriente, en G. de L´Etoile”, en dos.
El editor adjuntó a los documentos contenidos en la primera edición, diversas piezas que aún hoy no carecen de interés.
La primera edición generalmente autorizada comprende un “Historique” mas o menos semejante a la de Anderson, una “Histoire de Francs-Macons romains, sous les Rois, les Consuls et sous les empereurs paiens jusqué á Constantin”(Historia de los francmasones romanos, bajo los reyes, los cónsules y los emperadores paganos hasta Constantino) que es un bello tejido de anacronismos, y con el título de “Discours préliminaire”, una versión de nuestro Discurso, acompañado de la siguiente nota: “Pronunciado por el Gran Maestre de los Francmasones en la Gran Logia reunida solemnemente el año de la F.M. 5740

Ahora bien, fue en 1738, el 24 de junio de 1738 que el Duque de Antin fue elegido como Gran Maestre de la Orden. Eso es lo que hace decir a Amiable que el Duque de Antin sería el verdadero autor del Discurso, opinión que no es muy aceptada en nuestros días, al menos después de haber conocido las versiones anteriores.
Podríamos pensar, quizás, que el Discurso hubiera devenido en una pieza de alguna forma ritual, como las Constituciones de Anderson y que se permtía a los dignatarios darle lectura o hacer que se diera.
Puede ser que eso fuera lo que sucedió, pero mas bien parece tratarse de un caso único- en 1740.

Existen otras versiones. G. Martin ha podido usar una “Histoire et Status de la Societe des Franc-Macons, la maniere de les recevoir avec leurs serments puisés dans les memoires secrets du Grand maitre de France”; ( Historia y status de la Sociedad de los Francmasones, la manera de recibirlos con sus promesas tomadas de las memorias secretas del Gran Maestre de Francia), el 14 de junio de 1743, Londres, por Isaac Festetiz, obra que Lantoine no pudo hallar.
La página 51 reafirma:”Nuestro Muy Venerable Gran Maestre, cuya calidad supera al nacimiento, quiere que todo vuelva a su primera institución”, lo que prueba que “ en la época se hallaba natural asociar la calidad del discurso a la calidad del Gran Maestre”

Mas versiones de la Biblioteca de Lyon con la mención “..por M. de Ramsay, Gran Orador de la Orden”; en Toulouse; en Rouen con la misma mención, en un repertorio de piezas diferentes... conservado en el fondo Montbret.
Por fin, le Forestier afirma que existió una primera edición en una hoja volante, pero la existencia de esa tirada jamás pudo demostrarse. Y no debe olvidarse que el H. Léglise encontró algunas otras versiones durante el exámen de los fondos masónicos en las bibbliotecas municipales de Francia y de Navarra.

En efecto, no hay mas que diferencias de detalle entre las diversas versiones de la segunda edición del Discurso. Y debe tenerse en cuenta que algunas de tales adiciones son extrañas a la voluntad de Ramsay.
Por ejemplo, la segunda versión La Tierce (1744) inserta versos extraídos de la “Apologie des Franc-macons”de Procope, incuestionablemente posteriores a la primavera de 1737.
Lo mismo en una cita en verso respecto a la exclusión de las mujeres, sacadas del poema, “Les Franc-Macons”.Se piensa, después de P. Chevallier que es de abril de 1737.
La conclusión del mismo autor puede retenerse: El texto de Ramsay ha debido, como sucedió mas adelante, circular en forma manuscrita y recibir ciertas adiciones y modificaciones.

Sea como sea, con Lantoine y P. Chevallier consideramos como edición mas autorizada a la de 1738, publicada con las cartas de M. de V. ya mencionadas. Es ese texto al que conviene confrontar con el manuscrito de Epernay.

La versión definitiva, hace notar P. Chevallier, es mas corta que la versión “sparnaciana”, aunque el párrafo sobre el cual nos disponemos a detenernos puede ser un poco mas extenso.
Es así que la primera de las tres citas en latín: “Pollicit servare fidem...” falta. También eso se justifica considerando el poema del “ respetable hermano... francmasón, ilustre Gran Maestre...”,
cosa que parece lógica si se tiene en cuenta que esa oda fue compuesta por M. de Tressan en marzo de 1737 en ocasión de su recepción en la Orden. Ramsay no podía conocer ese texto en diciembre de 1736 ( y con razón!), pero pudo haber tenido comunicación “ in extremis” en marzo del siguiente año.
Falta además la segunda cita latina “ o noctes canaeque Deum”, pero la tercera “ Est et fideli tuta silencio” comun a los dos textos.
Es difícil decir cuál fue la influencia del humanista letrado que proveyò a Ramsay con estas dos citas, ni cual puede ser ese humanista. ¿Tressan quizás?.

La versión de Epernay comporta una retórica un poco “ andersoniana” que desapareció de la edición definitiva.
Se sabe que el autor de las Constituciones se esforzó con mas o menos esultado en construir una historia de la masonería que permaneciese en su conjunto fiel a los Antiguos Deberes, evitando los anacronismos demasiado evidentes.
La prueba de que lo logró se encuentra en el hecho de que la “parte històrica” de las Constituciones ha sido reeditada y reproducida sin cesas formando parte ya del equipamiento mental del masón medio, en todos los países del mundo.

La versión de Epernay contiene un relato parabíblico que, menos ambicioso que el del Reverendo, solo remonta hasta Noé, “autor e inventor de la arquitectura naval además de Gran maestre de nuestra Orden”
Siguen Abraham y los patriarcas “ fue José quien dará a los egipcios la primera idea de los laberintos, de las pirámides y de los obeliscos”, que desde alli fueron esparcidos entre “ todos los gentiles”, pero la “ ciencia secreta no fue conservada mas que entre el pueblo de Dios.
Continúa evocando a “ Moisés inspirado por el mas Alto”, quien “ hizo elevar en el desierto un tenplo móvil... tabernáculo ambulante, copia del palacio invisible del Muy Alto” que fue después el modelo de que se sirvió Salomón “ el mas sabio de entre los reyes y mortales.. levantado en siete años por mas de 300 príncipes o maestros masones que tenían por jefe a Hiram Abif, Gran Maestre de la Logia de Tiro a quien Salomón confía nuestros misterios” y que fue el “ primer martir de la orden”.
A partir del relato de la muerte de Hiram, amsay diverge sensiblemente de Anderson. Mientras que este último hace pasar el cetro de la arquitectura de los israelitas a los paises de oriente, despues a Grecia y Roma, sin olvidar el Segundo Templo, Ramsay se polariza en la Tierra Santa.
Según él, Salomón, después de la muerte de Hiram, escribió en figuras “jeroglìficas” las “ máximas”, “ estatutos” y “ misterios” de la orden.
Al momento de la construcción del segundo Templo por Zorobabel, el gran Ciro “ que había sido iniciado en todos nuestros misterios” hizo llevar el precioso libro al Templo donde permaneciò doce siglos, pero se perdiò cuando Tito hizo demoler ese “segundo Templo ( sic). Fue recuperado en la época de las Cruzadas y descifrado su código sagrado sin penetrar el sublime espìritu de todas las figuras jeroglíficas que contenía, renovando así nuestra antigua orden, de la que Noe, Abraham, los patriarcas, Moisés, Salomón y Ciro fueron los primeros Grandes Maestres”.
Y concluyó “ Esta es,Señores, nuestra antigua tradiciòn, esta es ahora, nuestra historia.
..........................continúa



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada