viernes, 10 de febrero de 2012

Noaquitas: masones y carpinteros. Parte I

Próxima entrada de la Imprenta de Benjamín, el domingo 19 de febrero.
........................................................................................................

 Extractado de Cannonbury Masonic Research Center. Febrero de 2000.
Autor: Neville Barker Cryer.
Título original:
Craft and Royal Arch Legends
..........................................................................
Nota del T. En las Constituciones de Anderson, edicion de 1738, se introduce una modificación respecto a la primitiva de 1723: ahora “ un masón estará obligado a obedecer la ley moral.. etc.. como un verdadero Noaquita…….
……………………………………………………………………
Dice el autor del artículo:

La tesis principal de este artículo es fácil de expresar:
El argumento es que al tratar de resolver algunas cuestiones de larga data referidas a nuestro Oficio y al Real Arco, siempre nos hemos limitado a buscar respuestas orientadas a material referido al de la construcción en piedra.
Cuando aceptamos que los Carpinteros y ensambladores, al igual que otros artesanos, también eran considerados como “verdaderos masones”, podemos atisbar nuevas soluciones.
El secreto principal quedará resuelto cuando averiguemos porqué se decía de nosotros, los masones, que éramos  Noaquitas” o “Hijos de Noe”.
………………………………………………………………………

Pero aunque esta tesis es simple de expresar, desentrañarla y llegar a demostrarla puede que no lo sea y eso porque que deben superarse cuatro obstáculos:
Necesitamos una redefinición de términos, como el de “Maestro” o de “Masón”, que han adquirido una identidad que parece como “ hecho de piedra”.

  1. Hay que reconsiderar algunos puntos de vista existentes que pueden verse como fuera del alcance de este debate, por ejemplo las tradiciones anteriores a 1717 son irrelevantes.
  2. Tendremos que admitir algunos hechos novedosos, tales como las pinturas murales Tudor, que aunque parezcan al principio como de interés, pueden ser inapropiadas o innecesarias.
  3. Tenemos que deshacer una madeja deshilachada que desafía los esfuerzos del estudioso mas paciente.
  4. Enfrentando una serie semejante de obstáculos parecería que el mejor curso para adoptar sería retroceder y aceptar la derrota, en tanto que la elección obvia para algún intruso no bienvenido sería dejar todo como está, excepto cuando el premio vale tanto la pena que echa las precauciones al viento y a los perros- ¿ en este caso los críticos?. Creo que esta es una de esas ocasiones.
Es el momento de considerar las seis cuestiones que han estado batiendo a las puertas de cualquier historiador de la masonería inglesa que se respete.

Lo que buscamos es la solución a esos problemas:
¿En qué contribuye el Manuscrito MS. Grahan a nuestra Francmasonería inglesa?
¿Cuál es la base mas probable de la leyenda de Hiram del tercer grado?
¿Qué intentaba decir el Dr. Anderson al hablar de masones Noaquitas?
¿Cuál es el verdadero sitio  del grado de los Marinos del Arca ( Ark Mariner)
¿De dónde proviene el énfasis puesto en Babilonia?
¿Dónde se originó la leyenda de Josías y dónde encaja?

En lo que sigue, adoptaré una línea argumental basada en evidencia que no solo busca responder a las cuestiones planteadas, sino aún más, mostrar que están interrelacionadas.
Comenzaré con una vívida experiencia personal en un aspecto de la arquitectura histórica.
En el verano de 1997, tomé parte en una serie regular de discursos y actividades organizadas por el Canciller de la Catedral de York.
El propósito era revelar al público algunas de las historias y relatos referidos a la edificación de la iglesia. El item que atrapó mas especialmente mi imaginación fue la visita guiada al Minster Chapter House ( Capítulo de la Catedral) incluyendo lo que  se conoce como la Mason´s Chamber ( La Cámara del Masón) incluyendo los andamios de madera que soportan el techo de ese antiguo sitio de reunión.
Al visitar estos lugares se adquiere una impresión permanente- la íntima conexión del oficio de los carpinteros con el de los canteros..
La Mason´s Chamber era la sala donde los diseños para el trabajo en piedra eran dibujados en el suelo por el Maestro Arquitecto y las huellas de algunos de ellos aún se conservan. Pendiendo del techo hay filas sobre filas de plantillas de madera que servían de guía a los talladores de piedra en la tarea de prepararlas para las costillas de las bóvedas y ventanas de tronera , pedestales, cabezas de pilares para crestas y fachadas- y es relevante aquí señalar un término entonces usado para terminar un aguilón- el “chevron”-
Todos esos ítems del arte de los obreros de la piedra dependían para su correcta terminación de los diseños hechos en madera por los carpinteros bajo las instrucciones del maestro Arquitecto.
Se puede imaginar que la sala era una colmena en plena actividad.
Ahora, subiendo por una escala de caracol se alcanza en el último escalón una sala octogonal.
Por encima de la cabeza se tiene un conjunto de grandes vigas de madera en forma cónica dispuestas para encajar en el conjunto que marca el pináculo en el techo del Chapter House, biseladas y recubiertas de láminas de plomo para impermeabilizar y sobre las que se ubican capas de azulejos.
Aquí en una de las exposiciones mas complejas e impresionantes de la carpintería y ensamblado de toda Europa, se puede apreciar el verdadero esqueleto y fundación que permitía que el trabajo de piedra de mas abajo permaneciera seguro, seco y estable.
Y eso no es todo. Desde el mismo ápice del techo desciendo un pilar de madera, como el mástil de un antiguo navío formado con tres largas piezas de madera, ya que con una sola no era posible cubrir tal longitud.
Ese gran bastón de se hunde hasta la base y fundación del edificio, dándole un enorme anclaje. Comprenderán, como no lo han hecho antes, que hay una realidad interior de esta construcción medieval- una unión inseparable de al menos dos oficios para producir esa maravilla del Chapter House de Cork: Los masones y carpinteros trabajaron mano a mano.

Y debido a que con frecuencia olvidamos esa colaboración en el periodo operativo de esos oficios es que puede asombrar que nuestros ancestros no hayan cometido el mismo error.
Un memorando de Dublín, de 1797 habla de: “..nosotros, la compañía de carpinteros, masones, ensambladores …..” o “que la comprobación de la altura de una pared de la Torre de Londres, se realizó en presencia de William Ransey, Jefe masón y de William de Hurley, Jefe carpintero.

Y es precisamente esa clase de interrelación la que se refleja en las Constituciones de la primera Gran Logia de los Libres y Aceptados Masones o masones especulativos de Londres y Westminster en 1722-23, compiladas por el celebrado Dr. James Anderson.
Allí primeramente expresa:
“.. Jabal descubrió la Geometría y dividió los rebaños de ovejas y las tierra; fue el primero que edifico una mansión de Piedra y Madera….. y fue un Rey llamado Hiram quien porque amaba al Rey Salomón,  le dio madera para su obra.”
Así es que en ningún caso se pierde la inferencia de que no solo los trabajadores de “ la  piedra” podían considerarse “ masones”. Anderson agregó este pasaje el año siguiente:”…los masones sobre todos los otros artistas, eran los favoritos del Eminente y se hicieron imprescindibles por sus grandes conocimientos de toda suerte de materiales, no solo piedra, ladrillo, madera, encalado sino también en telas y sedas usadas para las tiendas como para las varias clases de arquitectura.”
No debe olvidarse que también los pintores y los escultores eran reconocidos como buenos masones, tales como cortadores de piedra, fabricantes de ladrillos, carpinteros, ensambladores, constructores de tiendas y un vasto número de artesanos que no puedo nombrar, y que trabajaban de acuerdo a la Geometría y las Reglas de la Construcción; pero ninguno desde Hiram Abif ha sido reconocido por dominar todas las partes de la masonería.
Si podemos asegurar que para la nueva clase de masones especulativos, al menos los carpinteros eran vistos como pertenecientes a la esfera de la masonería geométrica,  no es sorprendente que en la historia legendaria de los masones aparezcan historias relacionadas con oficios aliados.
En las Constituciones de 1723 se lee lo siguiente:
“Noé el noveno desde Seth, recibió la orden de Dios para construir una enorme Arca, toda de madera, ciertamente fabricada con Geometría y de acuerdo a las Reglas de la masonería.
Noé y sus tres hijos, Jafet, Sem y Jam, todos masones verdaderos, trajeron con ellos tras el Diluvio las tradiciones y artes de los antediluvianos ( sic)…”
La historia de cómo aquellas “tradiciones y artes” fueron transmitidas, también se relataba en la edición de 1722 de las Constituciones así que esto fue meramente una amplificación del relato.

Que la historia de Noé y su familia en la construcción del Arca estaba especialmente conectada con el oficio de los carpinteros medievales, esta subrayado por dos cosas:
La primera fue revelada en el libro de Jasper Ridsley- donde reproduce cuatro pinturas murales del siglo 16 ( 1545) que se descubrieron en el Carpenter Hall durante la mitad del siglo 19 en ocasión de su restauración
La primera de esas pinturas muestran al Patriarca Noe orando ante el Altísimo con su tocado removido en tanto sus tres hijos trabajan en la nave ( y se nota también una escalera que lleva hasta la gloria del Señor, lo que recuerda al cuadro de Dibujos del primer grado).
Esto, que se halla en las paredes del sitio oficial de reunión de los Carpinteros de Londres, confirma la asociación de oficios. Y ahora se  verá alguna otra conexión.
El segundo hecho concierne a la elección de roles en los Ciclos de Misterios que se celebraban en muchos poblados de Inglaterra desde el siglo 14 al 16.
Se sabe que en Chester, Newcastle y en York la representación de Noé era reclamada por los Carpinteros de Ribera porque estuvieron involucrados en la construcción de un casco de madera, publicitando sus habilidades.

Los Carpinteros de York y Chester escenificaban la Resurrección. En esa representación, Cristo se elevaba desde un ataúd de madera en el cual se suponía había sido depositado en la tumba.
El vínculo entre ese incidente y la historia bien conocida por nosotros como francmasones del tercer grado, no requiere de ningún comentario especial si tenemos en cuenta algunos tapices de piso muy antiguos.

Sin embargo esa no es toda la evidencia con que contamos. Hay al menos tres asuntos adicionales que ameritan nuestra atención.
El siguiente factor en común entre los dos oficios es la elección de un patrón común. Y es la Virgen María, madre de Jesús.
Para los masones, la elección aparece como evidente.
Jesús era la piedra angular del Templo y la clave de su arco. María era simbólicamente conocida como “templo” del cual la gloria del Señor emergió y por tanto como madre de Jesús era natural que fuera elegida por quienes hacían surgir formas de las piedras.
A ella también se referían los escritores medievales como “una torre”, símbolo que aparece en el escudo de armas de los constructores, apoyando ese vínculo.
Para los Carpinteros, no menos importante que María ( a la vez esposa de un carpintero y madre de Jesús  que habría servido como aprendiz y entrenado en ese arte) era José, haciendo que su elección como Patrón de los obreros de la madera fuera absolutamente obvia.
Así otra de las pinturas Tudor en el Hall de los Carpinteros, muestra a María (sin halo), a Jesús como un niño aprendiz (con halo) practicando con piezas de madera y a José como Maestro Carpintero con sombrero, vara, túnica y guantes ataviado tal como un Maestro de los masones de la piedra de la época.
Que el Maestro y Vigilantes de la Compañía de Carpinteros usaban tales sombreros se revela en una de las fotografías de Jasper Ridley mostrando una cabeza real algo desgastada del período Tudor.
Cuando además se tiene que había una dedicación patronal común de los dos oficios que mantenían los mismos días santos ( o festivos, cuando los aprendices eran liberados de su trabajo) y las mismas tradiciones religiosas y legendarias, la conexión entre Masones y Carpinteros aparece con mas fuerza aún.
Hay mas aún: las guildas tenían patrones secundarios que también eran santos y sus representaciones teatrales particulares eran presentadas incluso antes del día de Corpus Christi.
Los masones tenían como patronos a los dos San Juan, en tanto que los Carpinteros honraban además a San Lorenzo.
Jasper Ridley nos informa que la elección de un Maestro Carpintero se realizaba originalmente el día de San Lorenzo, cuando además se representaba el misterio de ese santo.
No es posible hacer aquí una descripción completa de la historia de estos personajes sino de uno de los intrigantes hechos simbólicos:  que antes de ser muerto, Lorenzo fue atado a una parrilla cuadrada ( la misma forma del Palacio de Felipe II en el Escorial de Madrid dedicado al santo), y que la gestualidad adoptada en esas representaciones están basadas en escuadras.
Así, cuando el santo se yergue ante sus acusadores, tenía los brazos en jarra, o sea, las manos sobre las caderas y los brazos en ángulos rectos al cuerpo, y al dar asentimiento a cualquier cuestión extendía su brazo derecho al frente  formando un ángulo recto a su cuerpo.
Hoy en día, los francmasones actuales dan su asentimiento a cualquier asunto en esta forma.
Este antiguo uso de los carpintero ha sido  “retenido” en al sistema especulativo masónico.
Por tanto, parecería que desde el principio del desarrollo de nuestro ritual y leyenda desde los días de la primera Gran Logia de Londres de 1717, se contaba con una doble fuente de material a la cual se recurrió.

Los hermanos que diseñaron las ceremonias que llegarían a ser el patrón para la práctica en Inglaterra del siglo 18, pudieron aprovechar no solo los ecos tradicionales que podían conectar el nuevo oficio con el de los canteros, sino también con los obreros de la madera, los carpinteros.
¿Qué mas natural entonces que en la formación de nuestra práctica masónica del siglo 18 aparecieran dos leyendas referidas a los fundamentos de la historia bíblica?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada